Repos a plazo y discursos

Siempre he explicado en mis clases y charlas que el Banco de la República presta plata a un día a las diferentes instituciones financieras para que ellas la muevan, compren Tes, la presten a su vez, compren dólares, deuda privada, lo que sea. Siempre a un día. Sin embargo estos días ha ocurrido algo fuera de lo común: el Banco ha prestado a diferentes plazos. Eso es bastante provechoso en el sentido operativo, ya que si digamos yo pido prestado mil pesos, con el sistema de repos del Banco Central, al día siguiente debo pagar esos mil pesos más los intereses y nuevamente volverlo a constituir a un día. Y así sucesivamente. Cuando me prestan a más plazo y a tasas similares, claramente es más provechoso.

Miren, por ejemplo ayer las instituciones pidieron 9.2 billones (millones de millones) a un día, 80 mil millones a 7 días, 300 mil millones a 14 días, 106 mil millones a 30 días y 64 mil millones a 90 días. Ese fue el movimiento de dinero ayer, bajo escenarios de dólar altísimo a 3.341 pesos.

Varios ítems aquí. La confianza industrial fue de 4.4 y ese dato fue mayor a la anterior que fue 3. Sí, varios ítems. Avanzando en lectura debo hacer un alto en el camino para hablarles del discurso que dio Javier Marías cuando se ganó el premio Rómulo Gallegos en 1995. Mediante una prosa impresionante él da sus razones sobre el porqué de haber elegido el género de novela. Porqué hablar de novelas y ficciones en un mundo tan lleno de realidades; la conclusión es que nosotros, en nuestra esencia, estamos hechos de lo que somos y lo que hacemos pero también de lo que no pudimos ser, de lo que dejamos de ser, de nuestros anhelos y frustraciones.

Somos ficciones y también realidades. “Quizá estamos hechos en igual medida de lo que fue y de lo que pudo ser”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.