Maybe I just wanna fly…

(foto tomada de internet)

Hay algo que siempre he pensado. Ocurre que no sé quién es más auténtico: si un niño que no sabe nada o un anciano que lo sabe todo. Uno actúa con la inocencia de entrar en terrenos desconocidos y el otro actúa con la pericia de recorrer terrenos ya muy conocidos. Debe ser por eso que me encantan ambos bandos: ellos, los niños con sus juegos; y ellos, los ancianos, con sus cuentos de antaño, sus enseñanzas. Tal vez por eso sea interesante pasar de una vez de la niñez a la vejez, de la adolescencia a la vejez, sin pasar por la edad de las apariencias, las máscaras y la aparente productividad.

A veces somos oasis y a veces somos desiertos. A veces somos profesores, a veces alumnos y a veces, lo más interesante, terminamos recibiendo lecciones de los alumnos. Ahí nos damos cuenta que los roles se van intercambiando, un día nos ponemos una camiseta, luego otra , pero mantenemos los mismos zapatos.

Los fines de semana sirven para pensar, para intercambiar ideas y para descansar. Vi que hubo conciertos de Lenny Kravitz. Ojo, no hagan el chiste o cometan el error de armarle parentescos con Nina Kraviz. No los hay, así como no hay parentescos entre Emma Shaplin y Charles Chaplin. Es interesante pasear y ver cómo en un día, a las 11am, uno pasea al perro y hace un sol del verano más soleado, el día más soleado; luego a las 3pm ocurre el mayor aguacero, de los días más mojados. El clima es el mismo corazón de uno: cambiante.

Empieza esta semana y cada quién tiene sus alegrías y angustias; cada quién vive con sus propios aburrimientos pero también con sus esperanzas, sobre qué ocurrirá en un mes, en un año, qué vendrá luego. El optimismo siempre sacando el pecho.

Y bueno, ya que hablé de oasis, también hablaré de Oasis. Esta canción me encanta:

…Bien dice la canción: maybe I just wanna fly…..

Sí, tal vez solo quiera volar…

De cómo enseñé el Mínimo Común Múltiplo

Hace poco tuve como misión explicar un concepto matemático llamado Mínimo Común Múltiplo, o en inglés Least Common Multiple. Estamos hablando de Cuarto de Primaria, la infancia pura, la belleza, las trencitas y las tareas. Puras matemáticas iniciales. Entonces tocaba hallar el mínimo común múltiplo entre 9 y 15. La respuesta es 45; 45 es el mínimo número que contiene a esos dos, puesto que 9×5=45 y 15×3=45. En fin, muchos lo sabemos pero la estudiante, con sus labores diarias y mientras se comía una arepa con queso, no entendía.

Hagamos una pausa aquí, pueden seguir leyendo mientras oyen esta belleza, una de las canciones que ha marcado mis últimos años. Ran de Future Islands:

Entonces les cuento: debía explicarle de qué manera el MCM de 9 y 15 era 45. Me acordé de que en mi software para mezclar, el Rekordbox, cuando las canciones no coinciden van sus patrones cada uno por su lado hasta que en algún momento golpean el beat al mismo tiempo. Se me ocurrió algo entonces y apagué todas las luces. Le dije a la estudiante, con sus muequitos y su envolvente esencia pluridimensional, que contara en su mente el tiempo y que cada nueve segundos prendiera y volviera a apagar la luz. Yo le dije que yo iba a hacer lo mismo pero cada quince segundos. Quedamos en eso y empezó a correr el cronómetro.

A los nueve segundos ella prendió y apagó; a los quince segundos me tocó a mí; a los dieciocho a ella; a los veintisiete a ella; a los treinta nuevamente a mí; a los treinta y seis a ella; y a los cuarenta y cinco se produjo algo mágico: los dos prendimos y apagamos la luz a la misma vez.

Fue maravilloso. La sonrisa posterior fue todo. Siempre se acordará de qué es el mínimo común múltiplo.

Es lo bello de enseñar. Es aportar y retribuir a los demás, es vivir y ser útil. Es el máximo común múltiplo.

La anécdota de la coca-cola integral

Ayer se publicaron los datos del canje de Tes y también hubo subasta de los mismos. Bastante movimiento entre posturas, preguntas, respuestas y contrarrespuestas motivaron a que hoy se citara a una reunión para aclarar todo. Ahí les estaré contando, el hecho es que la subasta fue de UVRs de 2037 y cortó al 3.74%. Luego el dólar tuvo la osadía de cerrar a 3.089 pesos; ha bajado unos cuantos niveles este activo. La polémica de ayer radicó en que anunciaron que se había hecho canje por 4.2 billones pero luego dijeron que fue más, que fueron 11 billones, ese fue el dilema. El hecho es que no sé bien los detalles, hay bastantes cifras que no alcanzan a entrar a mi burbuja, por más que intenten hacer ósmosis.

Leí una frase muy bella de Marc Jacobs: “Las prendas de ropa no significan nada hasta que alguien vive en ellas”. Tiene toda la razón, la ropa es la persona que se la pone, no vive por sí sola, y no podrá significar lo mismo al ser puesta en otro cuerpo. Así pasa con prendas icónicas, como mi gabardina azul turquí Zara o el hoodie Superdry que tengo puesto. Es pura vida y a la vez vida propia.

Luego vi cierres en varios títulos: UVR de 2035 al 3.648% y noviembres del 25 al 6.05%. No more, además dicté unas capacitaciones muy interesantes en la oficina.

Lo más gracioso de ayer es que compré una coca-cola en un puestico en la calle. El señor me dijo que qué pena, pero que en este momento no tenía normal sino “integral”. Yo le pregunté: “¿integral?”; y me pasó una Light, una coca-cola light.

Me fui con una sonrisa, tomándome una coca-cola integral

Un sábado de Boho Food Market

This image has an empty alt attribute; its file name is image-18.png

Ayer el mercado financiero estuvo muy quieto, debido a que la gente estaba expectante acerca del canje de deuda (del cual escribí también ayer de manera luenga). No se sabía qué iba a pasar, no era claro si se iban a desatar compras o ventas, puesto que en estas operaciones las reacciones no son tan obvias. Al final las tasas de valoración no se movieron mucho, el tiempo iba pasando y el dólar cerró a 3.096,80 pesos.

A las 11 de la mañana aproximadamente cortó la subasta de TCOs al 4.649%, 350 mil millones de pesos, los que se vencen en marzo de 2020. Luego llegó el medio día y vino algo incomprensible: el noticiero. Muchas veces la gente se queja de los noticieros pero pues no entiendo porqué los ven; es así de sencillo. Claro, hay noticias relevantes, pero la gente también goza mucho del amarillismo.

Tengo algo buenísimo para contarles. El sábado me di una deliciosa vuelta por Usaquén y almorcé en el Boho Food Market. Tenía pendiente ir desde hace rato, son tres pisos con pequeños restaurantes y mercado de comidas de muchas partes del mundo: colombiana, asiática, mexicana, española y así. Me comí un pollo al estilo mexicano y me antojé de muchas cosas. Qué buen plan, si no han ido se los recomiendo: pueden comprar nueces, aceites, jamones, postres, pastas, cocktails, de todo. Claro, mi pinta no fue boho-chic sino más bien como urbana-skater.

Sigo lamentando la muerte del cantante de The Prodigy. Ellos venían al Festival Estéreo Picnic pero cancelaron, puesto que conseguir cantante tan rápido, además la pena por la pérdida, era imposible. Los señores organizadores del Festival han conseguido algo imparable e inigualable como reemplazo: a Underworld. Underworld es la locura: un amigo cuasiprimo los ha visto en vivo dos veces y dicen que es uno de los mejores shows, casi y únicamente comparables con The Chemical Brothers… les mando aquí un mix que había hecho yo hace un par de meses, que contiene precisamente “Born slippy”, uno de los himnos de Underworld. Un remix muy Boho.

Canjes de títulos y bikinas

Hay algo importante que anunció ayer el Ministerio de Hacienda: hará canje de deuda. ¿Qué quiere decir esto? Vengan les explico. Cuando se le va a vencer una deuda, el gobierno puede decir para sus adentros “no paguemos todo, más bien paguemos una parte y prorroguemos otra”. Es lo mismo que si a ustedes se les va a vencer un crédito, van al banco y piden que se lo prorroguen dos años más. Es igual, la operación financiera es la misma.

El 17 de abril de 2019, pleno Miércoles Santo, pleno día en el que mi bebecita saldrá de regidora en las procesiones chiquitas de Popayán, y dos días antes de que la niña mayor salga de sahumadora en las procesiones grandes, ese día miércoles 17 de abril se vencen UVRs por valor de 10.5 billones (esto es sumándole intereses). Entendamos esto: se le vence una deuda por 10.5 billones entonces, como las tasas ahora están bajas, deciden prorrogar algo o todo (no se sabe aún), no pagarlo y más bien cambiarlo por títulos a 2023.  Para el Gobierno la deuda queda para pagar luego y para el que tiene los títulos pues queda una nueva inversión que no se va a vencer ahora sino que mas bien se vencerá en 2023. También harán canje con otros títulos, así como sale en el cuadrito de abajo, cuya explicación es exactamente igual:

¿Qué idea nos debe quedar? Que van a prorrogar unos títulos que se van a vencer. Ese es el resumen, eso es lo que necesitamos saber. El monto total es bastante: si solo por los UVRs son 10.5 billones, en total con el resto de títulos es mucho más.

Esta fue mi píldora financiera del día, es un escalón más alto hacia la búsqueda de eso que llaman cultura general. También hubo clases de postgrado y glamur: ya tengo establecido mi lunes de corbata. Luego llegué a la casa y oí algo de techno de Nina Kraviz. Ah, se me olvidaba decirles: el sábado estuve de chofer de tres muchachonas, entre ellas my Valentine, ya que las llevé y recogí al concierto de Luis Miguel. Fue una especie de acto de fé porque compraron boleta súper lejos, así que perfectamente podría haber sido el Yo me Llamo Luis Miguel. Dicen que estuvo buenísimo (el concierto y Luis Miguel) pero hubo gran desazón general: no cantó la Bikina.

¿La bikini? no, la bikina. Tal vez esa bikina se fue a hacer canje de deuda. En bikini.

ESTUDIO SOBRE RAPPIDEPENDENCIA Y HELADOS DE GULUPA

Es importante estudiar y también es importante hacer estudios. Así parecieran sinónimos, no son lo mismo, me explico. Estudiar es leer, escribir y rememorar teorías para exámenes obligatorios, regulatorios o porque simplemente quiero aprender algo; entonces, si a uno le gusta leer y la parte académica, ese proceso se vuelve una actividad establecida. Hacer estudios es otra cosa: es diseñar algo que se quiere averiguar, para ello hay que hacer trabajo de campo. Ayer realicé ambas cosas: estudié pero también hice un estudio.

¿En qué consistía el estudio? Era domingo, 1:15pm aproximadamente y decidimos almorzar en uno de los míticos sitios colombianos: Crepes y Waffles. O crepes and waffles, como se le quiera llamar. De hecho, cada vez me importa menos la ortografía y los anglicismos, no me parece relevante que alguien ponga algo mal escrito, en verdad es más importante algo ameno y mal escrito que algo perfectamente escrito pero aburridor. Entonces fui a pie con mi hijita menor, con gafas oscuras, perfectos outfits of the day, sol, brisa, elegancia y claro, hambre. Entonces empecé a ver demasiadas bicicletas de Rappi. Una cantidad abrumadora. Y ya sabemos que la culpa no es de ellos, ya sabemos que Rappi existe y es exitosa gracias a la pereza de la gente. Entonces nos propusimos contar las bicicletas de Rappi. He aquí el estudio: sabemos que hay un margen de error, entramos a las 2pm al Crepes, almorzamos y caminamos hacia la casa. Todo eso ocupó dos horas, pongámosle de 2:15pm a 4:17pm según lo apuntado. Horario tardío de almuerzo de domingo.

Vimos 60 bicicletas de Rappi, 3 de Uber-eats y 1 de un muchachito de domicilio de tienda de barrio, parecido al niñito de Coco. El radio de cuadras pongámosle que fueron catorce. Hubo almuerzos con crepes de chontaduro, crema agria y posteriormente helado de gulupa. Entonces ella, la bebé que no es bebé, fue la asistente. Así fue el fin de semana, mientras hubo conciertos de Luis Miguel y de Anuel (en verso).

El viernes apuntaba cierres financieros y vi que los julios del 2024 estaban al 5,794%. Esto se me hizo rarísimo porque en mi mente no me cuadra que los celebérrimos títulos del 24 estén por debajo del 6%, simplemente se me hace raro. También vi esto respecto a Estados Unidos, miren esto: publicaron su dato de producción industrial, fue del 0.1%; el dato anterior había sido -0.6%, así que esto fue mejor. Pero ese dato 0.1% fue menos que el 0.4% esperado, así que por ese lado fue peor; pero el dato anterior revisado lo cambiaron del -0.6% al -0.4% así que eso fue mejor. Entonces la pregunta de examen es: ¿El dato, en términos generales, fue mejor o peor? No lo sabemos, la verdad no tengo ni idea.

También escribí mucho. Blogs, frases, posts y libros. Una de las frases que saqué este fin de semana es esta: Los amores dormidos en algún momento se despiertan. Y un consejo: salgan y caminen, no seamos rappidependientes. Es más satisfactorio caminar y respirar con quienes amamos.

Feliz inicio de semana….

Mary Poppins Vs lady gaga

Hace poco me vi por fin Mary Poppins. Lo tenía pendiente desde hace bastante tiempo, no clasifiqué a verla en cine y bueno, me la vi en la casa con un poke que pedí a domicilio. Incluso se me hizo raro porque casi no veo películas en la casa y casi no pido a domicilio, siempre como que prefiero salir a dar una vuelta, bien sea solo o acompañado de mis niñitas. La vi y los números musicales me encantaron. Traté de meterme por medio de la tina hacia un mundo mágico pero no, más bien lo que hice, lo que hago, es imaginar mundos mágicos. Mundos en los que me hablan los muñecos que tengo a mi alrededor. Eso hace que los mundos interiores sean más vívidos así los exteriores no lo manifiesten.

Es verdad, siempre estoy imaginando mundos mágicos, tal vez por eso siempre viva en modo cloud (en las nubes) y tal vez por eso es que otra película que me vi, A Star is Born, no me haya gustado casi nada. Es más, Lady Gaga me cae muy bien pero su voz gruesa y facciones bruscas no me gustan. Me inclino por lo clásico de Mary Poppins. Y ya que hablamos de películas, hoy me invitaron a la función de prensa de Dumbo, a la cual lastimosamente no podré ir, debido a horarios que se cruzan en la mañana con los laborales. Dumbo, espérame entonces a que aparezcas en el cine, esta vez no podré ver tu primicia.

En toda la dinámica de escribir mi libro “Osías y Laura” y mezclar progressive house y hard techno, ya no destino tiempo para ver series; esas dos actividades anteriores copan mi atención y concentración. Sin embargo, alguien me recomendó “Russian Doll” en Netflix, me dice y argumenta que es sobre la Nueva York oscura. Cuando me anime nuevamente a prender el televisor la pondré, ténganlo por seguro.

Si tienen algo por ahí recomiéndenme, siempre serán bien recibidas las recomendaciones y los musts. En cuanto a música, ya que es viernes y seguro veré varias historias de Instagram (@kemistrye) en rooftops, conciertos de Anuel y remates en Baum, pues les dejo algo la locura: “The beauty and the beast” de Sven Väth. Aquí todo es más interactivo, no hay planos textos, este es el aire.

Sven Väth es uno de los pioneros del techno, píllenlo y me cuentan

arbitrando el mercado de picos

Ayer hubo unas charlas sobre trading algorítmico y dentro de tantos temas, casi no financieros sino más bien técnicos, hubo uno llamado “Arbitraje con mercado de picos”. Sepamos entonces varias cosas: arbitraje se puede entender como aprovechar las distorsiones del mercado, por pequeñas que estas sean, para ganar algo y sin asumir riesgo. Por ejemplo si yo puedo comprar hoy dólares en un software y venderlos al microsegundo más caros en otro software que digamos es manejado por otro operador, ahí me estoy aprovechando de esa distorsión y estoy haciendo arbitraje. Implica ser muy astuto, implica algo más psicológico y temperamental que formativo y académico, claramente.

Entonces volvamos al tema. Cuando un mercado tiene muchos picos, es cuando es muy volátil. Sube bastante, baja bastante, entonces deja gráficas tal cual, con muchos picos. Por lo tanto hablaban de ese tema: de hacer trading con picos. Recordé que antes uno hacía trading con picos, ya que vendía y compraba besos en el colegio. ¿Oye, Paulina, te vendo un beso? ¿Hey, Maria José, te puedo comprar un piquito? ese era el trading de picos. Todos lo vivimos en cierta forma.

Eso fue lo que hubo. También tuve un delicioso sandwich de queso, totally home-made y empacado, no al vacío, pero sí en papel aluminio delicioso. Ese sandwich convivió con mi música en la maleta. Luego, les confieso, volví a Voodoo y pedí el combo del día, cuasi veinte mil pesos. Delicioso, aunque esta vez no pedí malteada sino la tan ya políticamente incorrecta Coca-Cola. Esa bebida de los dioses que genera sinsabores, críticas y recomendaciones de no beberla entre niñas y niños fit.

También hubo subasta de Tes tasa fija: nov25s, abr28s y oct34s. Luego , o bueno siempre, hubo mixes. Me gusta mucho dedicarme a alguna velocidad en especial; por ejemplo ayer estuve por los lados de los 130 beats por minuto. A veces me voy por los 140, a veces es más chill y son 120. A veces las inclinaciones son por el downtempo de los 100 golpes por minuto.

Sí, ahí hay arbitraje de velocidades. Faltó el arbitraje de picos. Ese viene luego.

Saludos!

Recuerden que en el instagram @kemistrye encuentran todo lo visualmente necesario.

no se pierdan las deliciosas hamburguesas de Voodoo, hay una con queso azul máxima… @voodoocol_col

trading algorítmicos y mixes “algo rítmicos”… bastante rítmicos

Escribo esto mientras mezclo música, así que se intercalan ventanas: por un lado la del WordPress y por otro la del Rekordbox. Se intercalan así ritmos con estas palabras, las citas literarias que tanto me gustan y que tanto me gusta aprender. Uno puede siempre respirar literatura, así no esté precisamente escribiendo.

Ayer tuvimos una subasta de títulos de corto plazo, los denominados TCOs. Lanzaron 350 mil millones de los que se vencen el 11 de marzo de 2020 y cortaron al 4.718%. Así que si les preguntan una referencia de inversión a un año y que sea triple A, pues entonces ya saben qué responder.

El mercado no dejó nada interesante, puesto que lo que se produjo fue un mix, no de ritmos, sino de compras y ventas, a veces necesarias pero a veces también innecesarias. Como el trader o comisionista que como ve que todo va bajando en tasa (subiendo en precio), se monta en el bus comprando mayos del 2022, no con argumentos técnicos sino con el afán y la necesidad de estar invertido en algo.

Luego hubo clases, las cuales consistieron en sets (no de DJs pero casi) de dos horas con Exceles, métodos franceses, alemanes y fórmulas. Hubo buenas botas moradas Dr Martens, glamurosas, brillantes, deliciosas. Hubo luego charlas sobre latencias, chatbots, homebrokers ytradings algorítmicos para luego terminar con mixes en mi casa “algo rítmicos”. O más bien bastante rítmicos.

Ya saben, en mi Instagram @kemistrye pueden ver más detalles. Esa es la interactividad y la independencia:

UNa corbata no hace la Elegancia

Buenos días:

La elegancia tiene que ver con el Ser, mientras que el código de vestir tiene que ver con el Estar. Miren a su alrededor, en su universidad y en su oficina y verán que hay gente que luce elegante así tenga unos chunky shoes y un buso, mientras que por otro lado habrá alguien con saco y corbata que o por un lado desentona totalmente o por otro lado pasa desapercibida su pinta. Esto aplica para hombres solamente ya que las mujeres tienen un universo más variado de prendas y colores de dónde agarrar; piensen en su jefe, en su esposo o en su mejor amigo y pregúntense si son elegantes o si simplemente se visten formales porque les toca. La vida en gris. Ocurre mucho. Y sí, la elegancia se transmite y se respira, independientemente del tipo de zapatos.

Ayer usé corbatas y bufandas negras, no amarradas ni cruzadas ni tergiversadas, solo puestas sobre el cuello, vi tan solo 21 mil millones en los Futuros Específicos, posturas en non-delivery forwards de Tes, movimiento en dólar y en últimas nada de datos importantes en la macroeconomía. Ruido sí siempre hay, pero a veces se da sin un motor detrás.

En el almuerzo, con la compañía de un bistec a caballo, almuerzo con sabor casero, oía a Katy B; ella es la prueba de que se puede llegar al dubstep siendo tierna, romántica, británica y hermosa. Oía también a Galleon, la señal de la elegancia en el house francés. El glamour en el house y la clase en el dubstep.

La sutileza. La elegancia solo será elegancia si es voluntaria.

Buena suerte para hoy….

Disclaimer: Las opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión personal de Jorge Alonso Ruiz Morales, y no comprometen a Corficolombiana.