Lo bello es lo literalizable

Resultado de imagen para café con crema instantánea

Dejé de lado temporalmente a Oscar Wilde y sus ensayos, son como cinco y ya llevo tres digeridos, subrayados y aprehendidos. Me espera ahí, en mi man cave, en la repisa de color blanco de madera vieja, súper limpio y muy virgen el libro de Vladimir Nabokov, sí, el mismo de Lolita, llamado “Opiniones contundentes” (del cual hablaré luego, cada cosa a su debido tiempo) y empecé un libro de Siri Huvstedt, llamado “Recuerdos del futuro”. No llevo nada, van solo 29 hojas, de las cuales muchas son introducción, pero necesitaba una novela. No sé cómo se vaya a desarrollar todo, sin embargo uno se da cuenta si un libro es bueno o malo inmediatamente. Es muy diferente al desenlace, eso sí no lo sé, eso es otra cosa, pero la empatía y el amor hacia el libro sí se puede percibir y generar inmediatamente.

Sé que me irá bien. Esa simbiosis es una de las principales cosas por las cuales vale la pena vivir. La contemplación hacia las cosas lindas del entorno.

Contemplar en silencio. El silencio solo debería ser interrumpido para ser reemplazado por la música, por nada más. La música nunca es innecesaria, otros sonidos sí. Les hablaba de la contemplación: por ejemplo hoy serví mi café negro, muy caliente, y le eché una cucharada de crema instantánea no láctea. Me quedé mirando lentamente cómo se iba mezclando, cómo iba difuminándose el polvo con el líquido, cómo el negro se iba tornando café oscuro, fue hermoso. Esa simbiosis, esa solución.

Todo lo bello puede ser literalizable.

Resultado de imagen para nabokov opiniones contundentes

Y bueno, así va cerrando el mercado, con algo de volatilidad en los activos. De hecho, dentro de todo lo que ocurre en el silencio exterior y el ruido interior de mi mente, pensaba en la importancia de saber varias cosas, el problema de la excesiva especialización en algo. Por ejemplo, en finanzas hay muchos temas interesantes, así como hay temas bursátiles también hay finanzas corporativas, hay ratios y hay análisis de balances. Pasa en la medicina, en el Derecho, en todo lado.

La clave es ser siempre curioso y expectante.

La pasión de Bill Clinton y de muchos más

Resultado de imagen para sushi chontaduro wok

Cerrando el tema de los crucigramas, citaré varias respuestas de mis lectores. Por un lado, una querida tía comparte mi mismo gusto y otra tía tampoco entiende cómo alguien puede ver el crucigrama como símbolo de pérdida de tiempo. Una de las retroalimentaciones que más me encantó fue la del máximo creador de crucigramas, el del ADN diario y el de El Tiempo los sábados, el gran Alejandro Rivas (con quien compartimos ideas a menudo): él me escribió diciéndome que por ejemplo Bill Clinton no puede empezar sus labores sin hacer el del New York Times. Frank Sinatra también era aficionado. Juan Gossaín. Incluso Alejandro me escribió que, en una ocasión, una señora le escribió diciéndole que lo extrañaba más que a su propio marido. Cabe cerrar los ojos aquí e imaginar la risa estentórea luego de leer eso. A propósito, alguien (niña o niño) me dejó hoy en mi puesto el periódico ADN, porque sabe que le hago (el crucigrama). No sé quién fue mi amigo secreto, pero le agradezco.

Hoy el mercado estuvo un poco nervioso y las tasas de los títulos colombianos subieron, haciendo por lo tanto que su precio bajara. El dólar cerró a 3.417 pesos y no hubo mayores noticias, más bien poco volumen. Hubo por ahí una frase que aprendí, sí, precisamente del crucigrama, no del resto del periódico: “mientras que la confidencia corrompe la amistad, y el mucho contacto la consume, el respeto la conserva”. ¿qué opinan?

Aquí la cultura sigue. Mientras hubo fútbol, finales y reinados de belleza, también hubo sushi de chontaduro, impresionante y original en Wok. Siempre mucho amor, velitas y muchos uplifting y banging beats. Siempre la música se lee y la cultura se oye.

P.D. Empecé el libro de Siri Hustvedt, Recuerdos del Futuro. La locura, la descripción inicial de New York, es la locura. No imaginan cuánto lo recomiendo y cuánto hablaré de él en el futuro. Y en los crucigramas.

Los crucigramas, la inflación y la contemplación

Trataré de lograr plasmar estas ideas en el menor número de letras posible. Como les había dicho, se publicó ayer el dato de inflación: fue de 0.10% para noviembre y los encuestados esperaban 0.16%. Así que salió menor a lo esperado, en el dato global hubo menos inflación de lo que los encuestados por Bloomberg esperaban. Pero luego, si se miran los componentes, imaginen que un rubro suba mucho y otro baje mucho, ahí ya se empiezan a ver otros eventos. Entonces pensemos en esto: el dato total fue de 0.10%, pero está compuesto por una baja temporal de 0.47% en alimentos y por una subida en el resto de componentes (transporte, turismo, restaurantes, bla bla bla). Ahí entonces cada quien debe decidir si el dato es bueno o es malo. Conclusión: hay que ver los componentes (aplica para todo, hasta para el amor). Esto por un lado.

Por otro lado, siempre debo hacer una oda a lo que me gusta. No podría saber con exactitud, pero podría mencionarles que, sin contar libros y textos, gran parte de lo que he aprendido en la vida ha sido por los crucigramas. Eso me llama la atención, porque hace ya tiempo atrás alguien, palabras más palabras menos, denostó mi actividad de resolver crucigramas, argumentando que era una ociosidad y una pérdida de tiempo. Para esa persona, era mejor leer noticias y ver noticieros, era tal vez más relevante oír noticias de atracos, de declaraciones y, en fin, de lo que hablan las noticias.

Así que, redondeando mi idea, el arte de la contemplación es tan importante que precisamente está escondido para la gente en general, Redondeando todo, diría que, así como las conversaciones están sobrevaloradas y la calma y la escritura altamente infravaloradas, también los crucigramas, siendo una de las mejores fuentes de sabiduría, quedan relegados a la ignominia de manera injusta.

O de manera injusta, ahora que lo pienso, no me parece. Más bien es justo, es normal y hasta deseable que siga siendo así. Que permitan seguir siendo una joya de conocimiento para unos pocos. Para los demás están los titulares.

Las finanzas en el horizonte y su convergencia

Resultado de imagen de horizonte"

Durante los últimos días los precios de los títulos del gobierno se han recuperado, es decir han subido. Recordemos que al final de noviembre, cuando el famoso paro nacional, la paranoia y el miedo, en esa época los precios se bajaron demasiado; incluso se produjo lo del “gap” que les hablé la otra vez, el cual ocurre cuando un precio cambia demasiado entre un día y el otro. Defenderé hasta la muerte el postulado que les había dicho, referente a que hay que esperarse y que siempre todo se estabiliza. Claro, nada se estabiliza en un día, pero se estabiliza al final del horizonte. Lo defenderé siempre. Sin embargo, en el entretanto se prenden alarmas y se generan pérdidas en valoración que obligan o sugieren vender. Pero lo que siempre queda es que todo siempre, siempre se calma y que no hay nunca que desesperarse. Al final todo converge para bien y nunca es tarde para empezar.

Insisto, siempre seré optimista.

Entonces todo se va dando poco a poco. Lo que sí se mantiene es la clase y la cultura, eso sí. Y mis zapatos. Tomo un capuchino de Amor Perfecto y les sigo escribiendo. Mientras eso, mientras retomo el libro de Steven Pinker sobre la Ilustración (qué delicia, hoy empiezo el capítulo sobre la democracia y luego sobre el conocimiento), pensaba en las formas que tiene el ser humano para comunicarse. Opino que las conversaciones están excesivamente sobrevaloradas y el silencio, o lo calmadamente bien escrito bajo ensayos y sus escrituras subyacentes, excesivamente infravalorados. Es un error creer que quien más habla más comunica. Así como hay varios tipos de bachillerato, también hay varios tipos de comunicación.

Aquí les escribo. Desde el horizonte.

Almudena, su España y las finanzas

Dentro del mercado financiero van ocurriendo varios eventos cada día. Por ejemplo mañana 5 de diciembre sale el dato de inflación de noviembre, al cual la gente le pondrá mucha atención por las posibles presiones que se puedan haber generado por los paros. Recordemos que esta situación hace subir los precios; los encuestados por Bloomberg esperan 0.16%, llegando a un aparente dato anual del 3.91%. Ahora la inflación va en 3.86%, así que la presión podría ser levemente al alza. Les estaré avisando. También mañana es jueves, el primer jueves del mes, y los futuros específicos se vencen. Debido a eso, la gente andará negociando “Fix”, que no es otra cosa que comprar o vender al promedio del día para cruzarlo con lo que se le venza.

Doy un ejemplo: si se me vencen 1.000 de un futuro de Tes del 2022 de compra, entonces como se “muere” la compra, ella se acaba, entonces debo comprar “fix” para continuar con la posición. Entonces uno le dice al amigo o amiga broker que necesita comprar “fix”. Es un negocio que se mueve bastante. Esas son las próximas particularidades del mercado financiero colombiano. Ya saben que toda la mezcla perfecta (pitch perfect) la encuentran aquí.

Luego de finanzas, les debo comentar algo sobre alguien que es muy española: Almudena Grandes. Es una escritora de Madrid muy interesante, cuyo libro de relatos cortos, “Modelos de Mujer”, ya voy acabando. Son muy sentidos y femeninos, además me encanta su escribir, su jerga tan española. Me explico: hace poco había hablado del libro de Nick Hornby, criticando su traducción del inglés tan británico (indeed) a un español comercial, eso sí no me gusta. Pero cuando el idioma original es el español, ahí sí me apunto. Además, encontré muchas palabras propias de ella, de la cultura de Almudena.

Hay un relato llamado “Amor de Madre”, muy bello. Es de una madre a su hija única. Otro llamado “El vocabulario de los balcones”. Hay muchas cosas lindas por ahí. No todo puede ser noticias, periódicos y revistas vacías.

El mundo tiene mucho más.

Un libro sobre Freda Sargent

Resultado de imagen de freda sargent"

Por ahí leí que la vulgaridad es un estado de gracia irrecuperable. La frase, del libro de Baldwin (El Blues de Beale Street) que ya acabé, me causó gracia y como ocurre con la gran mayoría de las frases, dio pie (siempre da pie) a mejoras y a complementos. Complementaría, de mi propia cepa, que también el mal gusto es un estado de gracia irrecuperable. Y argumento que es irrecuperable porque no he visto, dentro de mis preceptos, ocasiones en las que el gusto cambie. Si, supongamos, me doy cuenta que alguna amiga está triunfando como diseñadora de modas, es muy probable que uno diga algo como “claro, ella en el colegio siempre se vestía de tal forma”. O si, al revés, veo a algún amigo con un tigre rugiendo a la entrada y terciopelos morados en las paredes, es muy probable que uno diga “claro, él siempre fue así en su casa”. La esencia siempre se mantiene, diría yo.

Pero bueno, todas estas son divagaciones. De hecho, todo esto del buen gusto se me vino a la mente por dos cosas: por un libro súper lindo que me regaló la gente de Davivienda, sobre la vida de la artista británica Freda Sargent, y por unas ideas sobre la crítica de arte que vi majestuosamente plasmadas en el otro libro que leo, el de Oscar Wilde, el ensayo llamado “El crítico como artista”.

En mi opinión, la crítica es tan sencilla pero a la vez tan complicada, que solo puede traducirse en “Me gusta” o en “No me gusta”. Toda palabra en el arte sobra. El arte son solo sensaciones y palpitaciones, y eso ya es bastante, eso ya lo paga todo. Lo que sí puedo es recomendarles el libro, búsquenlo por ahí, es sublime, además Freda Sargent pinta hermoso, me encanta. Me produce la misma sensación al ver cuadros de Mary Cassatt o de los demás impresionistas: solaz, placidez y como decía la otra vez, lasitud. La lasitud que produce un cuadro.

Es el arte. Algo que solo puede quedar en nuestros corazones. Es mi interpretación. Gracias amigos de Davivienda.

Resultado de imagen de freda sargent"

Indicadores industriales de Adviento

Resultado de imagen de industrias"

La economía es medida a través de múltiples datos. Inflación, tasas de interés, desempleo, descomposiciones de Dupont, ventas, ratios, liquidez, rotación de inventarios, producciones y demás, todos esos números confluyen para que el analista en últimas diga “vamos bien” o “vamos mal”. Hoy lunes, primer día de Adviento que no aún de Navidad, día de empezar a poner velitas, se publicaban varios datos sobre la economía de Estados Unidos. Se preguntarán “¿porqué Estados Unidos?” y yo debo responder que el mercado financiero siempre pone sus ojos, queramos o no, seamos chauvinistas o no, en el midtown allá en NY para conseguir señales de subidas o de bajadas de tasas, que en últimas serán insumos para comprar o vender, objetivo final de un trader.

Hoy una empresa que se llama ISM (Institute for supply management) publicó 6 datos y en general todos mostraron signos negativos sobre la economía. Quien vea esos números, de acuerdo a su percepción de corto o largo plazo, de acuerdo a sus propias convicciones, decidirá comprar o vender. Dentro de bajistas y alcistas, subastas y bajastas, ¿qué quedan? los precios finales, el dólar a 3.514 pesos, el Euro a 1.1075 dólares, el dólar a 5.74 liras turcas, el black friday y los tes de 2028 al 6.279%. Todos los precios son el resultado de una puja entre quien compra y quien vende. En el midtown o en la galería, la galería de arte o la galería de mercado.

Dentro de todo eso estamos aquí nosotros. Y sí, empieza el Adviento, cada vez hay más cultura que quiero absorber. Quisiera ser tan millonario para solo comprar libros, revistas y zapatos sofisticados. Comprar muchos libros, hoodies y lapiceros para subrayarlos.

Ya hoy acabaré el libro de James Baldwin, “El blues de Beale Street”, debo continuar con la otra mitad de “El tiempo recobrado” de Marcel Proust y seguiré haciendo mil guiños. Al ISM, al progressive house y al buen gusto. El impresionismo, las letras y los números. Empezó Adviento.

¿Exteriorizamos?

Resultado de imagen de locos leyendo"

Dejaré de lado los ensayos que he estado leyendo, todas esas peroratas sobre los críticos de arte, tantas teorías sobre el porqué la literatura es el más interesante y complejo de los artes, dejaré temporalmente a un lado el gran postulado que se refiere a que la belleza es el símbolo de lo símbolos, dejaré todo a un lado y les comentaré una situación. Hace poco alguien me preguntaba sobre el hecho de compartir y exteriorizar conocimientos. Siempre he pensado que las conversaciones son altamente sobrevaloradas y por ende priman por encima de una escritura o de algún otro tipo de comunicación. Lo oral sobre lo escrito, algo que no siempre tiene por qué ser así.

El interlocutor, dando su opinión, me decía que absorber tanta información y no exteriorizarla no era bueno, ya que quedaba ahí el ciclo y no se dispersaba hacia los demás. Se refería a las conversaciones. Sin embargo, comunicar por medio de la enseñanza, no solo por las simples e improvisadas conversaciones, comunicar por la escritura en vez de la charla, todo eso es también una forma de difundir conocimiento. Difundirlo a la manera de cada quien. Si al leer esto sonríen levemente, estoy ya aportándoles.

Si en una clase de 20 personas, a una le queda la inquietud sobre un libro, hay un avance en la sociedad. Si en un blog que llega a mil personas, hay dos mozalbetes que me preguntan sobre algún término, ahí he dejado huella. Y qué bello es dejar huella. Por lo tanto, asentí y continué mi inmersión en la literatura de James Baldwin, una literatura que me está generando varios interrogantes: ¿porqué el protagonista está en la cárcel?

Me gusta preguntarme muchas cosas, mirar revistas, libros y realizar serendipias y asociaciones entre ellos. Varios simultáneos, sentimientos simultáneos.

Mind the gap

Estos dos días ha habido un respiro en los Tes. Poniéndolo en otro lenguaje: por el nerviosismo se habían bajado mucho de precio y los últimos días han recuperado su bajada. Dentro de todos estos movimientos existe algo llamado Gap. Gap traduce brecha.

Así como en el metro de Londres advierten “mind the gap”, o sea “pilas con la brecha” (para no caerse o golpearse), en la teoría financiera “Gap” es cuando un día un activo cierra a un precio determinado y al otro día, bien sea por razones extremadamente buenas o extremadamente malas, ese mismo activo abre o muy arriba o muy abajo, sin haber recorrido nada en la mitad. Por ejemplo eso ocurrió con los títulos de agosto de 2026: el viernes habían cerrado al 5.86%; pasó el fin de semana, tal y tal cosa, para empezar la semana inmediatamente operando al 6.00%. Podemos describir esto diciendo que cerró al 5.86% y abrió con gap al 6%. No ocurrió nada en la mitad.

Cuando esto ocurre es muy difícil actuar ahí. Hagan de cuenta que ustedes compraron dólares a 3.500 y piensan “si esto se baja a 3.450 los vendo”; resulta que al otro día abre de una a 3.400, ¿ahí qué harían? Es complicado. Mind the gap. Hoy aprendimos entonces que existen los gaps, tanto en la ropa, en las finanzas y en el metro de Londres.

Hay, de hecho, un track súper británico, delicioso, de Drum and Bass, que se llama “Mind the gap”, producido por A.M.C. Se los recomiendo, así como también les recomiendo actuar siempre con transparencia, con autenticidad y sin estar pensando solo en agradar. Ser auténtico al final del año, de la vida, siempre pagará.

Resultado de imagen de mind the gap london metro

Caramillos, avena y PIB

Resultado de imagen de william cowper"

Entonces Ernest le preguntó a Gilbert lo siguiente: “¿cuál es la diferencia entre la literatura y el periodismo?”. Gilbert le respondió: “pues que el periodismo es ilegible y la literatura no es leída”. Boom. Luego sigo leyendo y uno de ellos remata diciendo “la única gente real es la que nunca existió”. Boom. Como si fuera poco, una tal Vivian, en otro diálogo, dice esto: “la finalidad del embustero no es otra que la de agradar, entretener, divertir. Constituye la base misma de la sociedad civilizada”. Apenas van 81 hojas de 269 y ya puedo decir que el libro se pagó. Quienes lean esto, tal nivel de ingenio y agudeza, podrían ya adivinar quién es, además ya lo he mencionado otras veces. Sí, es el libro de ensayos exclusivos, se diría que son “rarities”, de Oscar Wilde. Qué delicia, en verdad.

Así va la vida, con un mercado que tiene sus respiros a la baja pero que va mostrando figuras alcistas. Hoy salieron bastantes datos: salió una confianza industrial de 5.7, menor al dato anterior de 11.5; en Estados Unidos también salieron datos, como el del PIB, cuyo dato fue de 2.1% en su versión anualizada. En general todos los datos son buenos, así que eso motiva buenas decisiones.

Tomar decisiones en situaciones así es complicado. Pero, así como leí por ahí, es el miedo la fuerza que permite luchar por la esperanza. Lo dijo William Cowper, un poeta inglés, pero respecto a las frases célebres, lo de menos es quién la dijo. El autor no le resta ni le aumenta importancia al texto. A veces importa más el milagro que el santo.

Aquí sigue todo, con bebidas de avena, transmilenios, gaseosas, caramillos (aprendí que un caramillo es una flauta), cuadernos y lapiceros (que aquí les dicen esferos). Nunca paramos de aprender.

Página oficial de La Vida en Finanzas