Taekwondo, fútbol y DJ Hell

Empezó la vida en finanzas esta semana un poco más tarde de lo habitual. Sin embargo ese sentimiento perdura, la proactividad sigue así haya un delay de un par de horas, más aun en un fin de semana de grados escolares, ascensos en Taekwondo en niñas de once años y claramente el día del padre. Aprendí que el taekwondo es el arte del puño y la patada, entonces mientras estaba en el examen de ascenso desde “Blanco” a “Blanco franja amarilla” veía los demás exámenes de los más avanzados, los míticos cinturones negros así como en las películas. Buenísimas las patadas, la quebrada de la cuadrícula de madera, la venia, el chagui (no confundir con Shaggy, el muchachón de Scooby doo) y el Maki, que son las defensas (no confundir con los deliciosos makis de Aki Maki, restaurante proveedor del arte gastronómico del sushi en Popayán). Me encanta ver artes marciales y estuve muy orgulloso en ese plan, viendo a una china (no de la China, sino la acepción para referirse a una niña) de 11 años partiendo maderas y dando patadas. Espero esas patadas no se repitan en el ámbito hogareño, valga la aclaración.

Ahora el mercado empieza y les tengo datos, ya no del viernes, sino de hoy lunes. El dólar va por los 3.287 pesos y los Tes han abierto un poco para arriba en tasas. Sin embargo recordemos que ya había bajado bastante, así que una devuelta en tasas es de lo más normal del universo. Hay polémicas, gente que no le gusta el marco fiscal, gente a la que sí, divergencias y toda esa suma de personas asustadas y emocionadas conforman lo que se conoce como mercado. Todos los temores, la contumacia y el paroxismo conforman el borbollón financiero.

Me emocionó mucho ver los goles de la Selección Colombia, fue una emoción que no sentía desde el Mundial del año pasado con todo lo de Alemania, Rakitic, Modric, muy bueno. El fútbol es una pasión que, si bien no la vivo siempre y si bien casi nunca estoy pendiente, cuando llega el momento de ver partido me contagio. Ni siquiera sabía que había partido el sábado, todo coincidió y la pantalla gigante llegó a mí, sin ningún problema y sin ningún afán.

Por último hay algo de música: tal vez la mejor compilación del año es el Faze de Dj Hell. La locura. Se los recomiendo.

El marco fiscal y los sucesos derivados de ello

Ayer el Gobierno presentó algo que se llama Marco Fiscal. Para que sepamos, es como la presentación en sociedad de cómo van a ser sus gastos, necesidades y provisiones para el próximo año y para lo que queda de este 2019. Debido a esto, al principio el mercado no operó nada en los Tes, todo el mundo estaba a la expectativa. Luego aproximadamente a las 10 de la mañana fueron anunciando datos, cifras, y en términos netos los Tes fueron comprados, su tasa bajó bastante. Por ejemplo, los títulos de 2032 cerraron al 6.36% y los famosísimos rockstars julios del 2024 cerraron al 5.31%.

¿Porqué se bajó tanto la tasa? es difícil saber bien la razón, pero digamos que en términos generales anunciaron que van a emitir menos títulos el próximo año. Va a haber 30,1 billones, bastante menos que los de 2019 que van a ser 35.29 billones. Esa disminución de oferta equivale a una mayor demanda y pues sí, a mayor demanda mayo precio. El juego de las expectativas, de las percepciones, de la oferta y de la demanda.

Luego hubo rueda de prensa y las dudas fueron despejadas. El hecho es que va a haber menos Tes y por eso su precio ha subido. Hay títulos viejos y nuevos, viejitos como Minnie Mouse, de quien leí el chisme de que va a cumplir 90 años. Ella sigue tan rozagante como de quince. Forever twenty one.

La vejez y la juventud, qué términos tan relativos. De hecho ayer en una conversación muy interesante, recordé algo que había escrito la otra vez: lo malo de la niñez es que no nos percatamos de que la tenemos y ya luego somos grandes. Es decir, tenemos 12 años de niñez, 7 de adolescencia y 80 de adultos. Las proporciones están desequilibradas, por decir lo menos.

Pero bueno, ayer estuve en Tornamesa, le llevé a mi hija un librito de Judy Moody para que haga actividades, compré un cuaderno espectacular de Virginia Woolf y llevé un libro que leeré después: “El último caso del Doctor Russi” de Javier Riveros. Luego me comí una hamburguesa, podría decir que idéntica a Home Burgers: se llamaba Kod Burger, por ahí cerca a la zona G de Bogotá, Colombia. $9.900 por una maxidelicia que saboreé, mientras empacaba todo lo comprado en Tornamesa en una bella bolsita de Charlie Brown. Fue delicioso el momento, además que llevaba mis audífonos gigantes entonces oí varias veces las últimas adquisiciones de música.

Esta es la vida, no es más, no es menos. Con compartirla y con que alguien la lea, todo esto me basta, todo esto vale la pena. Debemos siempre ser rockstars, así como los julios del 24.

Traduciendo sentimientos

“Sometimes words are in the wind other times buried under rocks both require different means of discovery one requires stillness and the other adventure”

Leo y releo esta frase y me doy cuenta de la diferencia que se produce si la leo tal cual como está en inglés, trato de captar ese sentimiento. Es muy diferente si la traduzco, ya que si bien el mensaje textual será idéntico, no será dicho con el mismo ritmo, con la misma cadencia. Todo cambia. Pensemos otra cosa además: el autor anglohablante quiso plasmar algo; resulta que sale a la luz un traductor que quiere convertir ese texto al español. Entonces ese traductor debe ser anglohablante y percibir lo que quiso decir pero también debe ser hispanohablante para poder transmitir lo que él considera sería lo equivalente. Traducir es hacer magia, de hecho considero que quien traduzca un buen libro se hace merecedor de casi igual mérito que el propio escritor.

Por ejemplo leí Ulises, de James Joyce. Imagino la locura del escritor pero imagino también la locura del traductor argentino que quiso convertirla al español. Un amigo escritor me contaba que el pobre diablo que lo tradujo al francés sufrió un derrame en pleno proceso. Le creo, seguro que fue verdad.

Traducir del japonés al español, por ejemplo. La otra vez leí “El señor Nakano y las mujeres” de Hiromi Kawakami (favor no confundir con Haruki Murakami, la primera es mujer, el segundo es hombre), libro que es hermoso también visualmente, y la escritora trataba de plasmar un escenario de calma en una cotidiana tienda de barrio. El traductor o traductora lograron representarlo igual. No es fácil, tal vez no hay mayor necesidad de empatía que en la labor de la traducción.

Siempre nacen sentimientos y qué bueno que puedan ser transmitidos. De hecho pensaba que eso es lo rico de escribir: q ahí uno conversa con uno mismo, ahí uno se autodespoja el alma y ahí se autoafianzan los lazos. Solo ahí. 

No importa el idioma.

Las variantes del Español y Marcel Proust

Hablemos del idioma Español y así vamos dándole cierre, análisis y socialización a varios temas. Me encantó leer algo en mi súper libro que ya va a acabar: el idioma español tiene 5 ramas principales, las cuales son la mexicana-centroamericana, la caribeña, la andina, la austral y la chilena. La variante chilena es tan importante y peculiar que merece una asignación aparte. Me encanta este tema, es nuestra lengua, me encanta leer sobre el origen de todo. Esto en cuanto a América, porque en España se distinguen tres variantes: el castellano, el andaluz y el de las islas Canarias. Vaya cosas interesantes.

Leo sobre eso, sobre varias cosas y aprendo para así transmitirles a ustedes. Esta dulzura del conocimiento contrasta con algo amargo que vi en el fútbol femenino, una goleada ayer Estados Unidos 13 Vs Tailandia 0. Nunca había visto tal diferencia en un partido de fútbol en toda mi vida. También hubo subasta de Tes de corto plazo, ya saben que los martes es así: cortaron 350 mil millones al 4.398% y vencen el 11 de junio de 2020. Esta es la inversión más segura a un año en Colombia. Invierten la plata y al cabo de un año reciben un 4.398% de más.

Les hablaré de un caso especial. En el Estado de Louisiana en Estados Unidos hay un grupo de gente que habla Español pero en su curiosa categoría de las islas Canarias. Ahí el acento es diferente y leí que tiene varios portuguesismos, americanismos y sonoramente podría parecerse a como oímos a los costeños o a los venezolanos. Increíble que haya una comunidad en Estados Unidos que hable así, es muy curioso. Pero bueno, todo esto fue lo castellano, vamos con algo de idioma inglés.

Lo digo porque así termina “la velocidad del amor”, el libro que acabo de leer. Termina con esta frase:

“….it was so funny to give it a chance to enjoy the pleasure of a hidden light but now we are in the middle of the storm; match -ball……..”

Y así como hay cosas que terminan, también hay cosas que nacen. Marcel Proust, sé bienvenido:

P.D. Si quieren saber cuál es la mejor canción de Trance del momento para mí, busquen lonely people (alter future remix) de Alex Rusin. Impresionante, o sino también “lighting fires” de Mark Sherry. No se arrepentirán y más bien les transcurrirá este miércoles con mayor productividad, color y sofisticación.

Resultado de imagen para mark sherry lighting fires

Libros transversales, gap en pesos mexicanos y prolegómenos

Recordemos el poder de una declaración; o ni siquiera declaración, sino el poder de un par de palabras. Ayer anunciaron que suspenderían las tarifas para México y claramente eso fue bien visto. El peso mexicano abrió el lunes a un nivel muy diferente de lo que había cerrado el viernes; cuando eso ocurre, cuando hay una brecha tan grande entre un cierre y una apertura, se dice que el peso mexicano, o cualquier activo, “abrió con gap”. El viernes había cerrado a 19,62 y luego el lunes abrió a 19,30. Esos 28 centavos de diferencia la gente los ganó o los perdió de inmediato, sin haber prolegómenos.

Así va el mercado. Además vengan les doy unos datos que les pueden servir: el dólar está a 3.257,06 pesos colombianos, recuerden no más cómo estaba hace dos semanas. También dos títulos de los más famosos de Colombia, los agostos del 26 y los abriles del 28, rentan al ponderado y valorado 5.89% y 6.174% respectivamente.

El viernes pasado escribí sobre los abogados, ¿recuerdan? alguien me escribió, me habló de que, si bien hay varios problemas en la práctica, digamos que en esencia el ser humano tiene derecho a su defensa, a su protección y hay una fe implícita en que puede cambiar su comportamiento. Estoy totalmente de acuerdo con ella; la abogada que me escribió me recomendó, por cierto, “El proceso” de Kafka. No lo he leído pero lo tendré en mi lista de libros por leer, vi unas recomendaciones y seguro se ve fenomenal. Colosal.

Colosal como ya el que acabé: La velocidad del amor, de Antonio Skármeta. Ya le di bastante palo durante estos días, ya aquí termino, ya no agobio más, pero es que pocas veces había visto una lectura tan ágil. Mencionan en el libro otras obras que me encantaron, como Lolita o El Túnel, eso le agregó un toque más de condimento. Ahora empezaré otro que les diré luego, puesto que tengo varios candidatos que me hacen ojitos. Vamos a ver por cuál me decido, mientras tanto sigo con La maravillosa historia del Español.

Como la palabra “transversal” está de moda en todos los discursos organizacionales y en las definiciones modernas de cargos, pues me pongo a la vanguardia y diré que este libro es transversal. Es algo que se va leyendo y puede ir paralelo a una novela, sirve de condimento y de coadyuvante en las otras novelas, tal cual.

Bueno, ahí creé una categoría: libros transversales. Ese del Instituto Cervantes es un libro transversal. Recomiéndenme, qué libro les gustaría que me leyera. Saludos.

Gracias Antonio te dejaré en paz un tiempito mientras leo otras cosas…..

Procesos musicales, roastbeef y amor

Si les gusta el downtempo, esto es para ustedes….

Debo confesar que ha habido bastantes mezclas y bastantes recomendaciones musicales últimamente. Todo tiene un proceso: averiguar en Apple Music o en Youtube; aunque si algo es ya muy específico, solo estará en Beatport. Luego mirar, oír, comparar y calificar, lo que quede tal vez alguna fracción será bajada y comprada por iTunes para luego quedar en calidad perfecta para poder ser mezclada en el software Rekordbox y los equipos Pioneer. Es el proceso musical del aficionado, son los diferentes pasos para extraer lo mejor para hacer mixes y luego cargarlos a Mixcloud o a Soundcloud. Eat, sleep, rave, repeat, como decía Fatboy Slim.

Vamos con recomendaciones: Hay un duo holandés llamado Droeloe al que le puse 5 sobre 5 a su canción Snow Shovels. Esto está dentro del género de los breaks o del Downtempo, así como Flume o Odesza. El mercado musical es muy variado, cada semana salen nuevas cosas a la velocidad de la luz. Paralelo a lo musical, estuve desayunando el Sábado en el Hotel Dann Carlton y fue una experiencia deliciosa, con huevos revueltos, panes de todas clases, delicioso café, conversaciones académicas, conversaciones de la vida con gente especial y varias frutas. Plácidos sábados que también tuvieron como marco sándwiches de roastbeef en Cactus (recomendadísimos), libros de Antonio Skármeta y momentos agradables.

Excelente Cactus.. como por la 96 con 12…..

Leí que todas las palabras vinculadas al amor son ridículas, el amor no se puede volver letras por más de que se intente. También haciendo introspecciones, analizando circunstancias y viendo los sentimientos que rodean la realidad, entre más uno lee más es posible ahondar en la incesante intención de explicar lo que pasa por el alma. Más se acerca uno y más se maravilla ante tantas historias, tantas personas expresando y haciendo arte. La humanidad luchando por lo humano.

Me maravillo. Pensaba también que es posible que uno sea cobarde. Pero es de valientes admitir la cobardía. Admitir esa condición, aceptar la cobardía, es tal vez la mayor valentía que puede existir.

Algo sobre los abogados y sobre el Beach ball bag de Chanel

Aun sigo sin entender porqué a las 12:30pm sintonizan el noticiero. Supuestamente es para estar informado, aunque no me detendré a relatarles los titulares y a qué tipo de crímenes se referían. El arte de estar informado, ¿qué es estar informado?. Solo quiero mencionar algo: entrevistaron a un señor que es abogado, era el abogado defensor de un man que está en la cárcel porque cometió unos crímenes atroces e innombrables. No vale la pena. Solo me detuve a pensar y llegué a la conclusión de que lo último que haría en la vida es ser abogado, pero lo que sí es absolutamente prohibido dentro de los estándares de mi vida es servir de abogado defensor ante una persona. Es decir, ¿cómo funciona? ¿miro los expedientes, veo que él hizo tantas matanzas, acribilló gente, mayores o menores y uso todo lo que leí sobre Dostoievski y Derecho Romano, qué sé yo, para lograr vericuetos disuasorios y así rebajar algo a mi cliente, quien es el que me paga por los servicios? No sé qué más decir, me urge cambiar de tema, me dio taquicardia. O como decía una viejita que conozco, “taticardia”.

Igual leería a Dostoievski, eso sí. Hablando de leer, anoche seguía inmerso en mi absurdo y asfixiante libro de Antonio Skármeta y me encantó que narró una escena donde llega la joven tenista Sophie y bueno, me encanta que en los libros nombren una canción, así uno se imagina mejor la atmósfera del momento. Pues bien, la canción era “Sabrás que te quiero y no te quiero” de Roberto Lecaros. La busqué, era un bolero y me pareció muy bonita. Me imaginé el momento, qué belleza. El protagonista dice: “a veces hay que hundirse en charlas necias para tener un segundo de inspiración”.

Claro, luego puse Flyertalk de Christian Smith y me transporté de 1989, fecha de escritura del libro que leo, a la actualidad. Oí lo nuevo, acabado de salir del horno, de Anastasia Kristensen y revisé lo ocurrido en el mercado. Las tasas siguieron bajando, con o sin abogados, los agente pidieron prestado 9.9 billones a un día al 4.25% y siempre ocurre que al final del día hay agentes a quienes les sobra el dinero y lo deben invertir al 3.25%.

Entre galimáticas figuras y el síndrome del bovarismo (sí, de Madame Bovary) tiende mi actualidad cultural. Debo terminar este artículo con algo muy fancy que vi en la última Vogue: el beach ball bag de Chanel. Es muy curioso, imagino a Sophie, la protagonista del libro, usándolo. O a Amelie Lens le quedaría muy bien. O a Elle Fanning en la gala del Met.

Tenía que ofrecerles todo esto. Créanme, esto es mejor que lo aparentemente informativo. Feliz fin de semana.

Feliz con mi revista Mixmag

Existe ruido en este momento porque en Estados Unidos consideran bajar tasas de interés en algún momento. Es decir, considerarían bajar tasas, es el poder del “podría”. Eso ha hecho que los Tesoros bajen y no sé qué tanto haya de contagio, pero aquí en Colombia se bajaron mucho. Un cierre de Tes de agosto de 2026 al 6.01% es relevante y sorprendente, si lo comparamos con las tasas de hace tres días. Pero es curioso y siempre será así: digamos que no mucha gente pregunta cuando las tasas bajan estrepitosamente, pero si es al revés, o sea cuando suben, ahí sí oye uno repiquetear los teléfonos preguntando: “¿qué ocurre?, ¿estamos en crisis? ¿Terror?”.

Tenemos varios datos: salió la inflación de Mayo ayer a las 7pm. Los precios aumentaron 0,31% y con eso queda un dato anual del 3.31%. Podemos decir que prácticamente todo está en línea con lo esperado. También hubo subasta de UVRs y así se cierran los ciclos y todo vuelve a empezar. Que fin de mes, que inicio de mes, miércoles de subasta, un miércoles es UVR, otro miércoles tasa fija pesos, los 5 de cada mes inflación, doce días después de las subastas es la no competitiva, tecnicismos, los jueves cada tres meses se vencen futuros, que luego la subasta no corta a las 11pm como antes sino a las 12 del día, que a la 1pm cierra el SEN. Así, todo se cumple, se vence y vuelve a empezar. Hoy se nos vencen futuros, como dije, y se moverá el Fix. Además, por lo que he visto hay bastante open interest.

Y ya, se acaba la erudición, dejémosla de lado. Estoy esperando X-men Dark Phoenix con bastante fruición. Con alevosía lo espero, mientras leo los libros de los que ya he botado bastante corriente. Ayer agregué algo a mi haber: mi hermana me trajo de regalo la nueva edición de la revista MixMag, la de junio de 2019. Está sublime, sale Maceo Plex en la portada. Esta revista es muy exclusiva y tener la última edición, salida del horno, me llena de alegría. Cuando la vi casi me desmayo.

Es tan deliciosamente específica, que tiene dentro de los lanzamientos mensuales, una página solo de Trance, otra solo de Techno, otra de solo Breaks y así. Es la cultura de la música electrónica llevada a la erudición y a la elegancia.

Virginia Woolf y sus sinfonías de letras

Ayer todo se devolvió bastante. El dólar cerró a 3.291,75 pesos, un nivel por debajo de los 3.300. Es extraño, recordemos que no más el jueves pasado estaba como a 3.380, por lo tanto ver que baja 90 pesos en un día es bastante relevante. También los títulos del gobierno bajaron de tasa: por ejemplo los que se vencen en abril de 2028 se descolgaron del 6.41% al 6.34%, eso para un día es mucho, y los que se vencen en septiembre de 2030 pasaron del 6.64% al 6.59%. Así estuvo el mercado, así fue el descanso.

Es curioso porque por lo general luego de puente, el mercado no se mueve mucho. Esta vez fue la excepción. Lo que sí vi bajito fue el volumen de futuros: hubo 41 mil millones. Ya sabemos que el mercado que yo estoy creando aquí en la vida en finanzas es un mercado alfanumérico, por lo tanto hay letras que se yuxtaponen ante números. Podemos hablar de la libertad: Giacomo Girolamo Casanova plasmó su concepto de libertad de una forma espectacular: él dice que el hombre es libre pero deja de serlo si no cree en su libertad. ¿Qué opinarían ahí?

No lo olvidemos, la libertad no nos la puede quitar nadie. Debemos siempre tratar de buscar lo que nos gusta; claro, suena muy obvio y muy de libro de autoayuda (todos los libros son de autoayuda), pero tal vez lo más obvio es lo que no vemos. Yo siempre trato de encontrar lo que me gusta dentro del inmenso mar. Y para eso hay que leer cosas, a veces leer varias cosas a la vez.

Nadie lo pudo haber plasmado mejor. Miren esta frase de Virginia Woolf: “I am reading six books at once, the only way of reading; since, as you will agree, one book is only a single unaccompanied note, and to get the full sound, one needs ten others at the same time”. Vea pues, me entero que Virginia leía varios a la vez. Al igual que yo, nada más delicioso que ponerlos uno encima del otro, leer uno, dejarlo, luego empezar el otro, volver al otro y así. Es una sinfonía de libros. Tal cual.

Dentro de esa sinfonía, para deglutir severenda bajada en las tasas ayer, empecé uno de los libros que adquirí en La Casa Tomada hace como un mes: se llama “La velocidad del amor” de Antonio Skármeta. Es absolutamente delicioso, no sé cómo explicarles pero tiene el mismo feeling de los diálogos que tenía “El viejo y yo” de Elaine Dundy. Es muy bueno, así que de este libro estarán leyendo bastante los días próximos. Solo les diré que transcurre en Berlín y tiene que ver con el deporte Tenis.

Y si además le agregamos a esta sinfonía de libros y revistas algo de música, por ejemplo algo de Fickle Friends, de Sander Kleinenberg o de Anastasia Kristensen, pues imagínense. Una explosión total. Todo un rally, y no necesariamente de tasas.

DE CÓMO TRANSPORTAR UN LIBRO DESDE SEVILLA A PERÚ

Me puse a revisar todo el material escrito correspondiente a este fin de semana. Había tres hojas de cuaderno que me puse a analizar el lunes festivo por la noche, con el fin de lograr condensar algo medianamente presentable y ameno para ustedes. Me doy cuenta de todas las memorias de los días, lo plasmado que me llama la atención y escrito a mano, nada más reconfortante que mirar un cuaderno viejo y recordar. Los que me han visto y que se han impregnado un poco de mi vivir, se darán cuenta que ando con un cuaderno al que le pego stickers, recortes de revistas como la Vogue y demás adornos coloridos. 

Hice una selección y debo resaltar algo que leí, sobre la travesía que tuvieron que sortear en 1601 para llevar unos tomos de un libro que acababa de salir en España, llamado “El ingenioso hidalgo Don Quijote De la Mancha” de un tal Miguel de Cervantes. Imagínense transportar 61 cajas de libros desde España hasta Perú. El trayecto, con aduanas, inundaciones y mucho barro, duró año y medio. Ahora todo lo vemos tan fácil. Creo que ese traspaso fue en sí mismo una novela, tanto o más épica que la misma narrada por Miguel. Cuántas historias no se nos esfuman, cuántas se nos van por entre el lavabo. Precisamente por eso es que hay que escribir, hay que ayudar a difuminar.

Incluso me preguntan cómo hago para escribir algo todos los días. Algo siempre, sin pausa. Antes yo me pregunto: ¿cómo hacían antes para escribir y sobre todo, para corregir y editar? De hecho ayer volví a coger un libro de Simone de Beauvoir, El Segundo Sexo, y la congruencia de sus ideas, esté o no de acuerdo, haberlo hecho por medio de la escritura en máquina, no puede dejar de sorprenderme. O por ejemplo Victor Hugo cómo hizo para escribir Les Misérables, si ahora en un Word se nos hace más fácil y aun así es difícil, antes las labores debían de haber sido mucho más arduas. El transporte, llevar un libro de Sevilla a Lima en burro, como les narré ahora. Escribir con pluma.

Yo sigo con mi lapicero. No me rindo. Y valoro mucho poder corregir fácilmente y no tener que devolverme y borrar la letra con un líquid paper. Aquí sigo escribiéndoles, pero antes de continuar debo mostrarles mi mejor mix hasta la fecha, es el que más me ha gustado y está aquí en Mixcloud. Se llama “a trip to Brooklyn”:

Quedan siempre muchos más temas sobre los cuales escribirles, como el Beach ball bag de Chanel, los valones, los salones de tertulia en la Francia del siglo XVII o algo de finanzas como los bonos que emitió Coltel. 

Luego continúo. Oigan mi mix, es 1 hora y 24 minutos de locura y solario electrónico.

Página oficial de La Vida en Finanzas