Los cinco sentidos descritos en un solo día

 

Lilac Cherry blossom. Leo lo anterior y me suena delicioso, exuberante. Ahora en español: flor de cerezo, también me suena delicioso. Recuerdo haber tomado ayer té blanco con esa flor; además guardé la botella morada, que por cierto es muy bella. Ese té lo tomé a las 11:37am y lo recuerdo ahora mientras me solazo oyendo a DJ Boris y a Dubfire a todo volumen. Ahí van dos sentidos: el del gusto, cuyo órgano esencial es la deliciosa lengua y el del oído, cuyo órgano esencial se recubre de audífonos Bose con función aisladora de sonidos externos.

A veces hay empinamientos y a veces hay aplanamientos neurálgicos en las curvas de los Tes. A veces el mercado se cansa y a veces se exacerba: hay varios medidores de esos fenómenos, a veces un 7.055% en los junios del 32 dice algo. Hay Z-spreads, curvas y comparativos con otros países: por ejemplo la tasa de referencia de Brasil está al 6.75% y la de Chile está al 2.50%. Esto lo escribo mientras le rasco el lomo a mi perrito Yorkie, un perrito peludito y diminuto cuyo nombre, Cristo, genera curiosidad. Con él ejerzo el sentido del tacto.

Tengo también mi loción Lacoste en empaque de 50 mililitros; quienes se acerquen a mí podrán percibirlo y así satisfacer su sentido del olfato. Por último, el sentido de la vista, ese que tanto me gusta, lo ejercí mirando un calendario que me regaló mi hijita mayor: es del Metropolitan museum de Nueva York. La foto del mes de marzo es del Brooklyn bridge de 1946, tomada por Brett Weston.

Cinco sentidos en un solo día, tal cual.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.