Canjes de títulos y bikinas

Hay algo importante que anunció ayer el Ministerio de Hacienda: hará canje de deuda. ¿Qué quiere decir esto? Vengan les explico. Cuando se le va a vencer una deuda, el gobierno puede decir para sus adentros “no paguemos todo, más bien paguemos una parte y prorroguemos otra”. Es lo mismo que si a ustedes se les va a vencer un crédito, van al banco y piden que se lo prorroguen dos años más. Es igual, la operación financiera es la misma.

El 17 de abril de 2019, pleno Miércoles Santo, pleno día en el que mi bebecita saldrá de regidora en las procesiones chiquitas de Popayán, y dos días antes de que la niña mayor salga de sahumadora en las procesiones grandes, ese día miércoles 17 de abril se vencen UVRs por valor de 10.5 billones (esto es sumándole intereses). Entendamos esto: se le vence una deuda por 10.5 billones entonces, como las tasas ahora están bajas, deciden prorrogar algo o todo (no se sabe aún), no pagarlo y más bien cambiarlo por títulos a 2023.  Para el Gobierno la deuda queda para pagar luego y para el que tiene los títulos pues queda una nueva inversión que no se va a vencer ahora sino que mas bien se vencerá en 2023. También harán canje con otros títulos, así como sale en el cuadrito de abajo, cuya explicación es exactamente igual:

¿Qué idea nos debe quedar? Que van a prorrogar unos títulos que se van a vencer. Ese es el resumen, eso es lo que necesitamos saber. El monto total es bastante: si solo por los UVRs son 10.5 billones, en total con el resto de títulos es mucho más.

Esta fue mi píldora financiera del día, es un escalón más alto hacia la búsqueda de eso que llaman cultura general. También hubo clases de postgrado y glamur: ya tengo establecido mi lunes de corbata. Luego llegué a la casa y oí algo de techno de Nina Kraviz. Ah, se me olvidaba decirles: el sábado estuve de chofer de tres muchachonas, entre ellas my Valentine, ya que las llevé y recogí al concierto de Luis Miguel. Fue una especie de acto de fé porque compraron boleta súper lejos, así que perfectamente podría haber sido el Yo me Llamo Luis Miguel. Dicen que estuvo buenísimo (el concierto y Luis Miguel) pero hubo gran desazón general: no cantó la Bikina.

¿La bikini? no, la bikina. Tal vez esa bikina se fue a hacer canje de deuda. En bikini.

4 thoughts on “Canjes de títulos y bikinas”

Leave a Reply to jorgeruiz Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.