Todo empezó con un Chai Latte

Todo empezó con un Chai Latte acompañado de un palo de queso, adquirido con puntos el primero y comprado con pesos colombianos el segundo; Eso fue en uno de mis sitios favoritos, Starbucks, uno de letras blancas con fondo verde, un sitio cuyo logo es el de una mujercita con corona. Todo empezó así, con esa delicia. A esa hora, muy temprano en la mañana, oía el pre-market de los títulos de deuda colombiana, oía gritar por ahí con voz melodiosa 41-39. Esto quiere decir que en el pre-market, o sea antes de las 8 de la mañana, había gente comprando julios del 2024 al 6.41% y vendiendo el mismo título al 6.39%, ambas tasas expresadas como efectivas anuales, pertenecientes a la categoría de compuestas y con las que se calculan intereses, anualidades, gradientes y demás temas de asignaturas universitarias.

 

Luego el mercado empezó y, dentro de los ires, venires, expectativas y desazones, ese mismo título terminó cerrando al 6.395%. Muy pendientes hoy del dato de inflación: el mercado espera un mensual de 0.50% y un anual del 4.74%, ya veremos qué tan bajo o qué tan alto queda respecto a esa expectativa. Qué tan inflados o desinflados quedamos.

 

(fuente: cocinillas.elespanol.com)

Hubo un majestuoso Nasi Goreng de Wok; esta vez el almuerzo no fue unipersonal sino bipersonal, con unos bananos tempura de postre y muchos temas conversados.  Luego hubo algo de mundo académico en la Javeriana, algo que me encanta. También hubo Tes de corto plazo al 6.14% por 200 mil millones.

 

Muchas cosas interesantes en la vida. Y todo empezó con el Chai latte.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.