Charlas estereofónicas en Vitto

He notado varias tendencias en el hablar de las personas, tanto de noticieros como de la cotidianidad. Por ejemplo los reporteros de los noticieros antes decían que agarraron al ladrón con las manos en la masa, luego por ahí yo leía que lo capturaban in-fraganti; ahora, si se fijan, en el 100% de los casos oirán que al ladrón lo capturaron “en flagrancia”. No tengo cómo comprobar esto, pero estoy seguro que al redactor o editor de la nota se le infla el pecho elaborando tal adecuación idiomática.

No lo digo yo, es una tendencia. También he visto que cuando hay un problema entre dos abogados, o entre dos políticos (tema de nunca acabar), la reportera muy seria narra que se produjo un rifirrafe; he oído esta palabra crecientemente durante los últimos meses. También el ya trillado “ad-portas”, para denotar elegancia cuando ya estamos ante la inminencia de algo: estamos ad-portas de una subida en tasas de interés, por ejemplo. Si deciden dedicar media hora a ver un noticiero, bajo su propio riesgo, les puedo asegurar que saldrá alguno de estos tres términos anteriormente mencionados.

Y así como hay términos que se usan mucho, hay otros términos que están en vía de extinción. La duda surgió ayer porque una lectora me preguntó si la palabra “Estereofónico” aún existía . Me dio risa porque la palabra sigue existiendo, sino que ya no se usa, no es pertinente decirla. Antes existía la distinción entre sonido monofónico y estereofónico; monofónico es cuando todo suena por ambos lados del audífono y estereofónico es cuando el sonido es mejor repartido. Antes, como gran cosa algo era estereofónico; ahora todo lo es.

Me acordé también del término multimedia. Antes era lo máximo que un computador fuera multimedia porque eso significaba que tenía tarjeta de video, que podía uno ver una película mientras se metía uno al tal Internet. Ahora todos deben ser multimedia, no hay forma de que no lo sean, así que el término ya no aplica. Muere el estereofónico pero pulula el rifirrafe y el ad-portas.

El lenguaje es mutante, como las tortugas ninja.

Gran Post-data: Ayer una querida amiga me invitó a Vitto en la zona G. Me dejé recomendar y probé ravioli de plátano con ragú de cordero y queso parmesano. La mezcla de sabores dulces con salados fue la locura. Fue una velada muy interesante, con charlas acerca de la vida, de las pasiones, de tu misión en la vida. Luego de postre, como pueden ver ahí, degustamos una milhoja con arequipe de búfala. La locura, todo un rifirrafe de sabores. Ideas, expectativas, todo apenas comienza.

Charlas estereofónicas.

2 thoughts on “Charlas estereofónicas en Vitto”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.