La simple sencillez

Debía hacer la labor de lavada de carro dominguera, así que me acerqué a un lavadero que queda cerca a la casa. Entregué las llaves, dije que lavado general por favor, normal, saludé al señor y me quedé sentado en la cafetería contigua. Tenía pendiente desatrasarme del crucigrama, pedí un tinto negro, unas achiras y procedí a sentarme. Ya eran las 5 de la tarde, ya casi iban a cerrar, el dueño estaba contando una plata, mirando unos recibos y apuntando algunas cosas. Preguntó: “¿Cuántos faltan?” y un muchacho respondió gritando, desde una distancia aproximada de unos 10 metros: “¡Cuatro, está pendiente un Fiat y sale el Audi!”.

Mientras se enjuagaba todo, sonaban mangueras y vallenatos a alto volumen (…y vuela vuela, por otro rumbo, ve y sueña sueña que el mundo es tuyo, tú ya no puedes, volar conmigo….buenísima esa canción) ese mismo muchacho, que por cierto se llamaba Toño y tenía unos veinte años, se acercó a donde el dueño. Ya estaba sin el uniforme, con un jean, un saco negro y una gorrita como de algún equipo gringo de basket. Iba tarareando la canción de vallenato de Los Diablitos que sonaba a todo volumen. Estaba feliz, no estaba cansado, es más, su semblante mostraba un total desenfado, estaba tranquilo, feliz de recibir su pago.

Se despidió sin mas. Se fue feliz con su pago, caminando y tarareando a coger la ruta del SITP que lo llevaría a su casa. ¿Con quién vivirá? ¿Qué tanto tendrá que llegar a hacer ahora? Lo mismo pensaba el sábado que iba en el Transmilenio, y me tocó sentarme cerca a la conductora. Ella iba ahí, super bien, posesionada de su papel, seria, silbaba. Cada persona aportando su grano de arena en esa inmensa playa llamada Sociedad. Cada persona con sus problemas, mujeres con futuro, mujeres con pasado, generando energía para producir algo con lo cual comprarán su mercado, pagarán su vivienda. Levantándose todos los días, lograr lo mejor de sí mismos en un engranaje. Aceitando la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.