Category Archives: fashion

Bellas exposiciones temporales en el Museo Nacional

 

Un museo en el museo: así se llama la exposición temporal que está hasta el 24 de Junio en el Museo Nacional. Qué belleza de exposición: digamos que una vez cada dos meses voy allá, me encanta su atmósfera, su gente, almuerzo en Panóptico, rememoro lo permanente y aprendo de lo temporal. Esta vez trata de cómo se empezó a construir la modernidad en Colombia a principios del siglo XX, cómo los hábitos de los bogotanos empezaron a modificarse. A esa hora, pónganle aproximadamente las 2:30pm, los Julios del 24 iban cerrando en su high de las últimas semanas, iban cerrando al ominoso 6.145%.

También el mercado hizo spreads, cortos, largos, swaps y transó dólares a 2.862 pesos; aparte hoy estaremos pendiente del dato de Producción industrial en Colombia, espero que salga formidable. Entonces volviendo a la exposición, les decía que con la bonanza económica de finales de siglo XIX los hacendados empezaron a adquirir bienes, nació el teléfono, el ferrocarril, el acueducto y la electricidad. Con eso también cambiaron los hábitos, la decoración y la ropa. Hay unos vestidos de época la locura.

 

Sin embargo, creo que lo que más me gustó fueron unos muñequeros, o casas de muñeca en miniatura, creados por Rosa María Pontón de Samper en 1926. Hermoso, era el mundo decimonónico y burgués en miniatura. No se lo pueden perder, es hasta el 24 de junio la exposición.

Buena suerte para hoy.

 

P.D. Diariamente pueden ver La Vida en Finanzas en video, siempre de 1 minuto de duración. No es sino que me sigan en Instagram @kemistrye o en youtube en https://www.youtube.com/watch?v=TgacDm2eys4 . Es la vida financiero en video, en sketches. “Publicidad no política no pagada”.

 

 

Charlas íntimas y de camaradería con Zabivaka

-“Hola, aquí estoy, invítame a tomar algo, soy un lobo que sabe mucho de fútbol”- me dijo él. –“vale, te voy a llevar para que me enseñes todo lo que viene de ahora en adelante, quiero saber cómo es la dinámica de los goles, de cuando alguien está habilitado, quiero saber cuáles son los zagueros, quiero saber cuál fue ese que mordió el cachete la otra vez, quiero aprender mucho, mucho, mi querido lobo, ven nos comemos una hamburguesa por ahí y me explicas”- eso le dije yo.

 

Nos hicimos amigos y ahora chateamos y todo. Incluso lo sigo en Snapchat. A él le conté que había habido subasta ayer de Tes de tasa fija por 700 mil millones, a él también le conté que en Estados Unidos subieron la tasa del rango 1.50%-1.75% al rango 1.75%-2.00%. Él también me preguntó muchas cosas del campo financiero, algo que él no maneja. Le conté que los Tesoros de 10 años estaban al 2.966%.

 

-“Oye, préstame tus gafas naranja”- le dije yo posteriormente. –“No, no puedo, sabes que las necesito, además ahora debo acabarme de leer Ana Karenina y estoy oyendo a Nina Kraviz. Sí sabes que ella nació en Rusia ¿no?, además me debo ir porque le voy a comprar unas matrioshkas a una tía de regalo, chao”- me dijo el lobo.

 

Y se fue, pero bueno, lo conocí y ahora soy amigo de Zabivaka. Que ruede el balón.

 

El dilema de los escritores fantasma

 

Antes que nada, debo decirles que estoy muy decepcionado, no por ningún desplante, ni por el malagradecimiento (o desagradecimiento) de la gente, no. De hecho no sé cuál de las dos palabras es la correcta, además cada vez con más ímpetu pienso que eso es lo de menos, la idea es comunicar las cosas, bienvenida la invención de palabras. Estoy triste y decepcionado. Mientras veía a los julios del 24 subirse hasta el 6.06%, al igual que los agostos del 26, me sorprendía por dicha dinámica pero igual seguía decepcionado. Fue un mercado arribista, o sea un mercado en el que las tasas se fueron para arriba.

 

La decepción radica en que me enteré que existen escritores fantasma. Y no me enteré ayer, sino hace aproximadamente un año, hace ya bastante, pero no lo supero. Pondré un ejemplo: digamos que un escritor famoso, no sé, Charles Dickens, se vuelve muy famoso y por dar tantas conferencias, charlas y entrevistas pues no tiene tiempo para su labor primaria, para lo que nació: escribir. El médico al que no le queda tiempo para ser médico. Entonces contrata a un ayudante para que escriba por él. Existe, sí, existe, creo que eso es lo más absurdo y frustrante que he oído en mi vida. Me queda la pregunta: ¿qué porcentaje de los libros que uno lee son escritos por el “titular” y cuál porcentaje por los escritores fantasma?

 

De todo esto sí que les quede un aliciente: esto sí lo escribo yo, que quede claro. Jorge Ruiz escribe lo de Jorge Ruiz. O bueno, eso creo, ya lo dudé.

Sigrid, whatsapp, cultura pop…

Muy a las 7pm anoche, mientras había gente en convivencias, gente en la escuela, gente de profesora y gente en el medio de un sánduche humano, ahí en plena hora de las siete, vía mensajería instantánea de una aplicación de chats llamada Whatsapp, sí, juego de palabras derivado del “what’s up”, o su equivalente en español “hola qué tal”, por ahí me llegó el dato de inflación  del mes de mayo: fue del 0.25% y así queda la anual en 3.16%. Así lo esperaba el mercado y así lo esperaban mis encuestados. Habrá quien esté feliz y habrá quien se quiera morder el codo: cada decisión  y datos tienen sus dolientes, dolidos, dolosos y dolorosos.

 

Cada quien tiene su minuto de fama, su existencia efímera y valedera de un Grammy o de un gatico de MTV. De algo. Los bonos de Italia la tuvieron (la fama), pegándose una trepada en tasa y ya nuevamente volvieron a ser olvidados. Fueron Bocatto di cardinale y ahora ya son solo unos aburridos títulos del gobierno, ahí todos grises. Lo que nunca debe quedar en el olvido es el medio ambiente: ayer fue su día, recuerden no usar pitillos y también tengan presente que una ballena murió por exceso de bolsas plásticas en su cuerpo, qué pesar, creo que eso fue en Tailandia.

 

Eso es lo que ocurre ahora con la cultura, algo tan difícil de encontrar, no importa la época. Sin embargo siempre hay esperanzas, lo tengo claro: la cultura debe tener su minuto de fama. Oir a Sigrid, gran cantante, es muestra de ello (óiganla y me avisan).

Se me olvidó escribir

Siento que se me olvidó escribir, siento que tengo la mente en blanco ahora que empiezo a escribir este texto, este post tan real en un mundo de tanta polarización y noticias falsas, de verdades falsas. Oigo “People’s” de LTJ Xperience y recuerdo los eventos de días anteriores. Recuerdo con sentimiento a Cepeda en Tablas, bella obra que vi el viernes, ya agotada y terminada; qué lindas y románticas canciones, se respiró una muy buena energía en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. Me gusta mucho la acústica de este sitio, las veces que he oído ópera ahí lo pensé y ahora el sonido de Cepeda me lo corrobora. La música, las relaciones, las mujeres y los errores del pasado: todo en una obra de hora y media.

 

Hoy es 5 del mes, así que a las 7pm saldrá muy cumplido el dato de inflación del mes de mayo: en Bloomberg el dato esperado es 0.29% y una mini-encuesta que hice yo con mis contactos me dio 0.28%. Hay por ahí rumores bajistas en este dato, mientras veo Tes del 2032 al 7.029% y dólar a 2.867 pesos.

También el domingo fueron los MTV MIAW (Millenial Awards), hubo intentos de cocina, ajo, spaghetti, shoe fights, costillitas “Saint Louis” en Mister Wings (un gran must), house progresivo, zapatos de Zegna y amplio aumento en las nóminas no agrícolas de Estados Unidos.

Sí, se me olvidó escribir. Pero no se me olvidó sentir.

Unos Tesoros que se van a dormir tristes

Los Tesoros de Estados Unidos se han bajado de tasa, llegando a niveles del 2.86% los de 10 años; recordemos que si bajan es porque la gente acude a ellos como papel refugio, como escampadero, como una alternativa cero riesgosa mientras ya luego se pasan a invertir en algo que les dé más. Me da pesar, me da como tristeza, porque la relación de los inversionistas con los Tesoros tiene una dinámica como “estoy contigo un rato mientras consigo algo mejor”, así podría resumirse. Entonces yo me imagino a los Tesoros fingiendo fortaleza, mostrando una máscara de hierro, pero yéndose a acostar por las noches melancólicos, oyendo a Edith Piaf o a Café Tacuba, quitándose el maquillaje de manera emocional, así como los cansados mimos, diciendo para sus adentros “a mí me tratan mal, la gente es interesada conmigo, solo me buscan cuando les conviene y luego me dejan, mi vida es muy miserable”.

 

Me dio tristeza, casi lloro así que más bien me paso a una noticia alegre: la entrada de Colombia a la Organización para la Cooperación del Desarrollo Económico. Este es un club en el que hay 3 países de Latinoamérica. Chile y México ya estaban y ahora entramos nosotros. Esto es bueno, siempre es bueno estar en estos clubes. Ayer era el día del no tabaco, hoy empieza junio, hubo formidables valoraciones ayer, sin problema y hubo climas bipolares también.

 

Respecto a las tentaciones mencionadas un día antes, tema que causó polémica positiva, debo decir que uno es esclavo de lo que hace pero es amo, es dueño, es poseedor (oh sí) de sus tentaciones.

Mejoras y tentaciones en 300 palabras

 

Esta vez les hablaré de Mejoras en el primer párrafo y de Tentaciones en el segundo. Ayer la situación financiera mundial se recuperó un poco. Dos datos representativos de ella lo demuestran: por ejemplo el Euro subió a 1,17 dólares y el petróleo también se incrementó de 66,85 a 68,67 dólares. Cuando el precio del petróleo sube digamos que es porque ven más confianza en el mundo y en su habitante, no necesariamente más valioso, pero sí más numeroso: el ser humano. Hay confianza ahí; de hecho el PIB de uno de los principales países, Estados Unidos, aumentó un 2.2%.

 

Les cuento algo confidencial: hace poco conocí a una morena muy buena, cuyo nombre era Carmela. Me estaba coqueteando en un sitio llamado Voodoo. Me hacía ojitos pero pues yo no estaba en ese plan y me puse un poco nervioso, miraba para todos los lados y sudaba frío. Me quedé ahí, en este excelente sitio de hamburguesas, maravillado por la música. Es decir, no conozco otro sitio que ponga drum and bass un martes a las 2pm, no lo conozco y si existe preséntenmelo. La locura, qué delicia de sitio. Sonó, como les digo, drum and bass, free jazz y chill house. Y me acercaron a Carmela, a la morenaza y me puse a bailar con ella. Casi la beso, le mandé la cara pero me la quitó. Fue un beso andeneado.

 

Era la cerveza morena que venden ahí en Voodoo, se llama Carmela. Qué buen plan, la pasé delicioso, quédate con un sitio que ponga esa música, la verdad no he visto otro parecido. Mejoras y Tentaciones, todo en 300 palabras.

 

Buena suerte para hoy.

Cumplimientos t+0 y Elecciones t+3

 

Es curiosa y agradable la terminología referente al plazo para el cumplimiento de una operación: por ejemplo si algo se cumple hoy mismo se dice que se cumple t + 0, o sea a cero días de la negociación. Hoy mismo. Sin embargo, si se habla de una operación que se realizará mañana se dice que es t +1; si es dentro de 20 días será t + 20, y así sucesivamente. A veces lo aplico en la cotidianidad y digo que me veré una película t + 3 o si alguien cumple años y faltan dos días podría decir “ole, amigo, cumplirás años t + 2”. Ya si se me olvida el cumpleaños deberé decir Feliz Cumpleaños fecha valor o con cumplimiento extemporáneo, qué sé yo. Así es la terminología de plazos que se aplica en las finanzas y en la vida diaria.

 

Ayer, o sea t – 1, tuvimos subasta de títulos, aunque ya les había dedicado un poema que motivó la risa en varios lectores, así que eso ya es tema acabado. Es periódico de ayer. También vi que Fedesarrollo publicó el dato de confianza de los comerciantes en Colombia: siempre es interesante ver cómo se comporta. Esta vez fue de 28,7; ha aumentado y eso está muy bien.

 

Tendremos elecciones con cumplimiento t + 3, unas elecciones que se realizan con la expectativa de llegar a un mayor bienestar en algún futuro, en un t + algo. La idea es no esperar hasta el + infinito a que eso llegue. Ojalá el bienestar no se cumpla con sobregiro.

 

 

 

HOMBRES G, LOS DELTOIDES Y ESOS MÚSCULOS EN LAS LETRAS

Vi por ahí que hace unas semanas el grupo famoso de rock en español Hombres G visitó Popayán. Dieron un concierto buenísimo, almorzaron en Mestizo, no sé si pidieron marcapasos con tomate y bueno, supongo cantaron todos los himnos que los hicieron tan famosos. Respecto a esto, haciendo una especie de paréntesis, he visto cómo  dentro del repertorio de canciones, en este grupo y en todos los demás, sea el género que sea, las groserías generan todo tipo de pensamiento máximo pecaminoso. Generan siempre risas y rompen hielos, eso ocurrirá en todas las generaciones.

Se me vino a la mente, a propósito, todas las fiestas en las que ponen “Devuélveme a mi Chica”. Puede ser que la niña o el niño no se sepan 100% la canción, puede haber lagunas o baches, pero la parte en la que manifiestan de quién se quieren vengar, ahí en ese preciso instante en el que dicen voy a vengarme, ahí, las niñas se miran entre sí con complicidad, los niños sonríen, llenan aire en sus pulmones, tal vez alguno hasta Salbutamol se aplique, para poder gritar, ahí sí, a todo pulmón de quién se quieren vengar. Si la letra fuera diferente, no sé, si David Summers hubiera querido vengarse de ese pisco, de ese pendejo, de ese niñito, de ese mucharejo o de ese vergajo, tal vez el efecto mediático hubiera sido diferente, la gente no lo recordaría tanto.

Se me vino a la mente otro caso mediático de los hombres G. Había un video de una mujer fisicoculturista y la canción se llamaba “Una mujer de bandera”, como decir una mujer brava, con carácter, de armas tomar. Entonces al pobre y vapuleado David Summers le tocaba declarársele y decirle que le encantaban sus bíceps, sus deltoides y esos músculos que si fueran los de la rodilla, del muslo o de los senos no hubieran generado tanto paroxismo, tanta confitura y tanto picante. Se me viene a la mente nuevamente en las fiestas a los niños tomando aire, más Salbutamol, para decir que me encantan tus bíceps, tus deltoides y esos músculos en esa zona ominosa y provocativa. Sí, creo que estas dos canciones de este grupo español dejaron más de una garganta ronca. Más de un moretón y de un levante.

Les dejo un aliciente. No crean que si oyen Hombres G ya están catalogados como cuchos o cuchibarbis u ochenteros. No, nada más lejano de la realidad. Ocurre con estos grupos algo extraño, les diré un secreto: aun los ponen en fiestas, incluso fiestas de niñas nativas digitales e hipermodernas. Soy testigo de eso. Hace poco en un cumpleaños sonó hombres G, Mis ojos lloran por ti (¿es en serio?), Zombie de The Cranberries y hasta Mi Agüita Amarilla.

Hombres G es un grupo ochentero y noventero que a todo el mundo agrada. Seguro en 5 años volverá o en 10 años también, seguro en 60 años estarán en el estadio nuevamente, junto con Vilma Palma e Vampiros; seguro la gente querrá vengarse del muchacho del Ford Fiesta blanco con el mismo ímpetu y querrá ver esos músculos de la fisicoculturista en el paroxismo. Ahí estarán todos nuevamente.

Los bonos Yankees y la ridiculez como arma pedagógica

Ayer un bróker del exterior, con sede en Estados Unidos, me contaba vía chat de Bloomberg que estaba cotizando COL45s. Traigo a colación esto porque me parece interesante que conozcan esta dinámica: los COL45s son bonos que emite el gobierno colombiano pero afuera y en dólares. Estos TES que se emiten afuera tienen el nombre de Bonos Yankees. Me surgió la duda de cuál sería su tasa ya que en verdad no sabía, averigüé, coticé y es aproximadamente 5.243% en dólares. Es decir, para que nos formemos una idea, los bonos colombianos de 27 años rentan un 5.243% en dólares; mientras tanto, los de Estados Unidos a 10 años rentan un 3.12%. Cultura general que llaman. Yo lo llamaría sapiencia o más bien Joie de vivre.

 

Ya sabemos entonces cuáles son los Bonos Yankees. Todo esto, hablarles de petróleo a 72 dólares, hablarles de activos financieros pero también de anticuchos hace parte de un concepto al que he denominado La Ridiculez como Arma Pedagógica. De todo esto algo queda y nos lleva a otro término que también me gusta mucho y que es una utopía: la Perfección. Mario Benedetti dice que la perfección es una pulida colección de errores. La enseñanza de todo esto, por ende, es no tener miedo a equivocarnos, los errores de verdad nos sirven mucho para aprender de ellos.

 

Con todo esto, con literatura de Günter Grass bajo el brazo y con la alegría de respirar, quiero agradecerles a unos estudiantes que ayer me dieron unos chocolates, muy lindo detalle. Mayor incentivo no hay, no puede haber. Los extrañaré.