All posts by jorgeruiz

Trader, melómano, economista, lector y escritor....

Acaba de ocurrir algo inesperado para mí, miren aquí qué es……

Hoy acaba de ocurrir algo bastante curioso y, en mi opinión, inesperado (de pronto otras personas sí lo esperaban): La Fed, que es como el Banco de la República en Estados Unidos, sorpresivamente anunció una baja en tasas del rango 1.50%-1.75% al rango 1.00%-1.25%. Esto es cincuenta puntos básicos. Más que el número como tal o esto qué pueda generar en los mercados, si tal vez la gente esperaba en el fondo más rebaja o menos, así como hay gente que opina, cada vez más crecientemente, que modificar tasas, bien sea para arriba o para abajo, no cura los males financieros; sea como sea (nadie tiene la verdad ni la fórmula mágica) aquí lo que importa es el mensaje: entonces independientemente de los resultados, el mensaje que se está mandando es que están preocupados por este fenómeno biológico, pandémico y social. Hay mucha preocupación. Punto.

El argumento para incentivar bajando tasa es más o menos el siguiente: “Mira, si quieres montar tu panadería y antes yo prestaba la plata al 10% entonces ahora te la voy a prestar al 9.50% para que tus costos sean más bajos y te animes”. Ese es el argumento. Sin embargo, lo que dicen los teóricos y aquí sí, como en la música y en el cine, cualquier dato, cualquier postulado es bienvenido y no hay verdades absolutas, se puede llegar a un punto en el cual, independientemente de lo que te bajen los costos, pues si en verdad tú no quieres montar la panadería porque estás escéptico o asustado, no la montas y así bajen tasas no hay crecimiento económico.

Esto es lo que acaba de ocurrir: baja de tasas en EEUU. La efectividad se va viendo con el tiempo.

Los consejos de Rossini respecto del mercado financiero

Resultado de imagen de gioachino rossini

Abrimos semana con un mercado que hoy ha estado comprador en títulos de tasa fija, mientras que el viernes fue vendedor. Esas volatilidades tan altas en tan poco tiempo siempre generan oportunidades pero también dejan el eterno “qué hubiera pasado si hubiera”. Nos pasa a todos. Lo mejor en esos casos es olvidarse y seguir adelante, lo pasado no importa y lo que efectivamente se materializa es lo que va ocurriendo, los cierres reales. Digamos que el pasado solo sirve para aprender, pero nada más. Hay que seguir adelante. En este momento los Tes de octubre de 2034 están al 6.32% siendo que por ejemplo el viernes estaban operando por los lados del 6.444%. Eso para un título largo, teniendo en cuenta la matemática financiera, es bastante dinero.

También ha habido volatilidad en el dólar: por ejemplo ahora está a 3.474 pesos y hoy mismo había estado a 3.546. Imaginen 72 pesos en una transacción de 2 millones de dólares, ahí son 144 millones de utilidad o de pérdida. Cuando hay tanta volatilidad es porque, en mi opinión, hay muchas fuerzas encontradas. Me explico: Si todo el mundo quiere comprar pues como que siempre sube, cuando todos quieren vender siempre baja, pero cuando un día sube y un día baja, como la gran y sublime teoría del ascensorista, pues es porque hay muchas noticias, muchas opiniones, muchos operadores y una sola pantalla. Así es, así empezamos semana pero siempre, eso sí, siempre está la posibilidad de lograr buenas cosas.

Y sí, vamos hacia las buenas cosas siempre. Malas nunca. La otra vez vi a alguien criticando mucho a la guaracha, un género de música electrónica. ¿Qué puedo decir? a mí claramente no me gusta, pero hay una frase que me encantó de Gioachino Rossini: “el único género musical que no es bueno es el que es aburrido”. Lo digo abiertamente: a mí no me gusta por ejemplo el rock en español, pero es erróneo decir que es malo, o la salsa, me puede no gustar pero no puedo decir que es mala. Entonces parafraseando a Rossini: “el único activo que no es bueno es el que es aburrido”.

Sí, Rossini. Sí, señor, lo digo cantando.

El futuro, los sonidos binaurales y #asmr

Resultado de imagen de sassitube

Siempre nos aterramos de los alcances que puede tener la tecnología. De hecho hay una serie que me encanta, Black Mirror, en la que se plantean futuros alternos. La pueden buscar por ahí en una plataforma que se llama Netflix, algo así. Creo que se llama netflix, es un sistema innovador de televisión que no usa antena, uno se mete en algo que se llama internet y ya. ¿Les parece normal verdad? Antes eso sería impensable, ahora no nos sorprende. Entonces en la última temporada, que se estrenó ya hace como un año, se plantean vidas alternas en videojuegos, muñecas que tienen inteligencia artificial y señores inflables que reemplazan al esposo fallecido, con un software que recopila las expresiones y hasta el timbre de la voz. Mil cosas. Pero lo raro es que el futuro ya está aquí y lo impensado ahora es normal. Les diré porqué.

Hace como un año me llamó la atención algo que se llama ASMR : Autonomous Sensory Meridian Response. Es básicamente una reacción del ser humano ante estímulos, más que todo por sonidos e imágenes satisfactorias. Averigüen por ahí y verán, pongan #ASMR: hay toda una eternidad de cuentas de instagram y de videos de youtube de llantas pisando galletas Oreo, pisando celulares o naranjas, espichando cremas dentales, latas de gaseosa; hay también una señora, Sasittube, que se filma comiendo y suena delicioso mientras mastica pollo o postres.

También existe algo totalmente innovador, llamados sonidos binaurales, que son grabados de forma artificial, usando dos micrófonos especiales para que se cree una sensación en 3 dimensiones. Es la locura, estos sonidos son deliciosos.

En este momento hay millones de niños y niñas viendo cómo alguien moldea una masa de escarcha multicolor o viendo cómo se esparce un reguero de pinturas cuando una llanta pisa varios estuches. El arte cambió. También hay gente oyendo sonidos binaurales para poder dormir o para curarse de algún dolor. Como siempre les he dicho, ahí en el mundo, allá afuera de su casa, de su oficina, hay más estímulos de los que imaginan. Bienvenidos al futuro.

Tasas altas e instrumentos futuristas de 1920

Resultado de imagen de theremin

Hay varias creencias populares, así como hay gente que dice accequible en vez de asequible o accesible. Una de ellas es que la música electrónica es nueva, que lleva aproximadamente 25 años y que más que todo es Techno. Una vez alguien me dijo lo siguiente, con toda la determinación y seguridad del mundo: “no, ahora se llama Techno, antes en la época de Technotronic en los noventa era House, pero ahora no existe, el Trance también ya se acabó, ahora es techno y guaracha”. Me dio mucha risa, no por lo que oía puesto que cada quien se puede equivocar, sino por la determinación. Yo más o menos lo que le dije es que la música electrónica, esto es, música hecha con aparatos diferentes a los acústicos y tradicionales, tenía sus raíces más o menos en 1920. Y ahora existen todos esos géneros, incluso más repotencializados.

Tengo mucho material sobre esto. De hecho tengo un DVD llamado “OHM: the early gurus of electronic music”. Ahí mencionan un instrumento llamado Theremin, que trabaja con la estática y fue desarrollado en 1920. En otro libro que tengo mencionan el intonarumori, un instrumento rarísimo también de esa época. Creaba sonidos raros. Tengo por ahí también un video de 1965 en el que hacen experimentos con beats estroboscópicos. Hay más cosas de las que uno cree, más de lo que aparentemente está en la superficie.

¿Cuál es la enseñanza de todo esto? No sé, varias. Tal vez la principal es que hay que pensar antes de hablar. Por ejemplo muchas veces también los precios suben, suben muchos días, siguen subiendo, y cuando algún día los precios bajan, ahí la gente se pone nerviosa y pregunta “oye querido amigo, ¿qué ha ocurrido?”. Hoy los tes se bajaron de precio, luego de haber subido bastantes días y oí, a propósito, un comentario parecido.

Pero es normal, son comportamientos normales. La normalidad es la que nos invade. Precisamente a esa normalidad es la que hay combatir. Con cualquier ritmo, puede ser con Trance. Ah no, verdad que me dijeron que ya no existe.

subastas de restaurantes

Resultado de imagen de le pacifique París restaurante

Acaba de salir el corte de la subasta que se hizo hoy. Fue el siguiente, acaba de cortar ahora a las 12:24 pm : para los noviembres de 2027 la tasa fue 5.459% y para los octubres de 2034 la tasa fue 6.057%. En total fueron 720.000 millones de pesos, un muy buen monto de dinero.

Aparte de lo anterior, les tengo un medidor que usan los analistas para ver si a una subasta le va bien: la diferencia entre la tasa de corte y a como se haya operado en el mercado. Esto es una herramienta, es otro insumo más, así que digamos que no es infalible, puede ser que no siempre aplique, pero siempre nos va a servir más información. Por ejemplo si un título está en el mercado al 4% y en la subasta corta al 3.8%, claramente es porque hay un alto interés de adquirirlo en la subasta, puesto que si no fuera así, simplemente se compraría en el mercado. Entonces digamos que hay unos incentivos y toda una dinámica en torno a una subasta, eso es lo que lo vuelve interesante. También hay otro medidor que algunas personas usan: el bid to cover. De ese les hablo luego.

Y ahí seguimos, con un dólar a 3.456 pesos, hoy en un bello miércoles de ceniza. Hay varias cosas que se van gestando, ya casi finiquitando culturalmente, hay mil cosas por ahí de las cuales luego les daré avances. Por ahora les dejo esta película: la alemana “Isi und Ossi” en netflix. Es ist ausgezeichnet.

A unos cuantos lectores de otras ciudades les pregunté cuál era su restaurante favorito, miren esto: Fette sau, un sitio de carnes en Brooklyn, me dicen por ahí; el pastrami de Katz en Manhattan; La Papa, en Cali; the Capital Grille en México y Le Pacifique en París. Me hablaron de raviolis de calabaza y de cortes de colitas de cuadril en Buenos Aires. ¿Cuáles restaurantes son para ustedes los que más les han despertado sus sentidos? Quedo atento en el inbox. Haré una subasta de restaurantes con amplio bid to cover.

Aplanamientos y empinamientos

Resultado de imagen de aplanamientos de curvas

Hoy martes el Gobierno obtuvo dinero por la emisión de títulos de Corto plazo, es decir menores a un año. Los que se subastaron hoy se vencen el 9 de diciembre de 2020, el monto fue 350.000 millones de pesos y la tasa de corte fue 4.501%. Recordemos la eterna premisa financiera: a mayor riesgo mayor tasa; la primera vez que alguien oye esto, tal vez no lo apropia tan claramente, pareciera que da lo mismo. Y es natural, estoy seguro que cada campo del conocimiento tiene sus propias verdades irrefutables. Entre médicos habrá frases que son incontrovertibles; o entre biólogos, entre abogados debe haber millones o entre futbolistas. Entre los que están en algo de finanzas está esa frase: a mayor plazo mayor tasa.

Así lo explico yo: imaginen que ustedes prestan plata. Pero prestar normal, nada de gota a gota. Entonces alguien les pide mil pesos prestados a un año y luego al despacho llega alguien a pedirles prestado también mil pesos pero a diez años. ¿Ustedes saben qué irá a ocurrir dentro de un año? probablemente sí, pues yo sé que van a estrenar la tercera temporada de Dark, creo que las tasas no cambiarán mucho, sé que los virus ya se habrán combatido y sé que, en términos generales, mi entorno estará similar. Tal vez más arrugas pero ya.

Sin embargo, ¿sé cómo estará todo dentro de diez años? la verdad no lo sé, y esa incertidumbre la debo cobrar de más en la plata que estoy prestando. Así es y los analistas se fijan en eso bastante. Entonces miren esto: los tes de corto plazo están al 4.501% como ya vimos, y las tasas a 8 años, las de los Tes de 2028, están al 5.53%. ¿Qué diferencia tienen? Resto 5.53% – 4.501% y me da 102 puntos.

Entonces pónganme atención aquí: No siempre las tasas bajan en la misma proporción: a veces las tasas cortas bajan más que las largas, debido a que cambian las expectativas o hay más pesimismo o más optimismo y así. Cuando bajan más las tasas de largo plazo que las de corto plazo se llama Aplanamiento. Lo contrario de ello es Empinamiento. Este es un brochazo amplio de un término sobre el cual me preguntan bastante.

Como dicen en las redes sociales, si quieren más info, escríbanme al Inbox.

Grecia y su queso feta

Resultado de imagen de ensaladas griegas

No podemos caer en lo monotemático. Imaginen que yo siempre mencionara lo del virus, de que precisamente por eso la gente está comprando tal activo, que siguen comprando, o que precisamente por el riesgo la gente está vendiendo, ambos argumentos son válidos en últimas en la vida; que el virus, que el petróleo y que las perspectivas están negativas. Solo imagínenlo. Creo que lo monotemático solo es válido en las secuencias del minimal Techno. Hay que seguir viviendo, más bien usaré mis alas y me transportaré a Grecia, acompáñenme.

Estuve en un sitio de comida griega. Iba caminando, llevaba mis lentes de sol negros con visos naranja y vi de lejos unas letras raras de color azul claro. El hecho es que el anuncio me hizo una especie de guiño y entré. Lo que más me llamó la atención fue la música, había muchas guitarras, todo un ambiente mediterráneo con aceites de oliva, tomate, bolas de queso feta y pimentones. Usé el mejor invento que ha tenido la civilización occidental, el Shazam, y empecé a darme cuenta de todo este universo de cantantes de ese país, mientras aprendía que griego en griego es Elliniká (de hecho así se llama el sitio) y mientras degustaba una majestuosa ensalada con esas bolitas de queso feta apanadas. Mil guiños. Entre más shazameaba más iba descubriendo, qué belleza: Elefthería Arvanitáki, Yiannis Parios, Dimitris Mitropanos y Mános Hatzidákis. Todos cantantes súper griegos, así como el escritor de “Economía sin Corbata”, el gran Yanis Varoufakis.

Fue delicioso, además debe haber apoyo a estos sitios. Hay mil personas allá afuera tratando de crear proyectos, nuevos restaurantes, tiendas, emprendimientos, pero seguimos yendo a sitios de filas de media hora en las que venden crepas, comida cocinada al wok, waffles de mantequilla, biferías y hamburguesas estilo home. No, la vida es más que eso.

Grecia y su música siempre me sorprende. Salí del sitio y me di cuenta que podemos crear historias siempre, que ese mundo allá afuera está lleno de experiencias, que no hay que comprar pasajes carísimos o pagar restaurantes onerosísimos para comer bien. Sí, lo monotemático y minimalista dejémoslo al techno.

Wagner, la ópera y die Walküre

Resultado de imagen de die Walküre

Entre las respuestas de ayer, escogí los mejores sabores que, según los lectores, nunca cambian. Y sí, concuerdo con ellos, nunca cambian: la salsa del Q-bano, la salsa de tomate Fruco y los desayunos en el hotel mamá, no importa la versión: si es una estudiante en su ciudad natal Pasto o si es un lector emprendedor cuya ciudad natal es Popayán. Qué bello recordar, igual me pueden seguir escribiendo qué sabor o qué hecho no ha cambiado nada con el pasar del tiempo.

De hecho ahora que escribo mi libro, he recordado muchos eventos. Entre tantas vivencias, recuerdo que hubo una época, tendría yo 8 años, en la que todas las noches, cuando mi señora madre iba de turno al hospital (ella es médica, o médico pues para los fundamentalistas del idioma), yo compraba una barrita de chocolatina Jet y un paquete de pastillas Charms multicolor en la tienda al frente de nuestro apartamento. Recuerdo ese sabor siempre.

Siempre lo digo: me encanta lo extremadamente viejo y lo extremadamente nuevo. Trato de expresar esto en mi grupo de influencia, así que me encanta cuando a un niño de 19 años le interesa un documental de jazz de alguien que nació como en 1920, cuando una niña de 20 se interesa por un libro antiguo como El Gatopardo o cuando, al revés, una señora de 70 años le llama la atención algún artista vanguardista electrónico alemán recién salido del horno. Sí se puede influenciar positivamente.

Y dentro de esto, recuperé como 5 CDs del mejor de todos en cuanto a música clásica y ópera: Richard Wagner. Nadie tiene la energía de él, para mí nadie se le puede comparar. Es absurdamente delicioso oírlo, captar algo de esa tetralogía de El Anillo del Nibelungo es encontrar oro puro. Todo eso ya lo tengo apropiado en mi mixer, tengo die Walküre, Parsifal, muchas más; toda esa energía que emana de Wagner, esa oscuridad, ese misterio, es absurdo, es delicioso. Entonces puedo mezclar ópera con un buen uplifting trance, con jungle, y suena formidable. Es el pasado y el futuro ahí, en una consola.

Es lo que yo digo siempre: tratar de buscar cosas nuevas pero también cosas viejas. Es siempre avanzar, pero también retroceder para repasar. Si a una persona le llega esto ya me doy por bien servido: no importa si le llega en el futuro o en el pasado.

Salsas de Presto y detonantes intelectuales

Resultado de imagen de cocacola

Me encanta cuando ocurre lo que les explicaré a continuación. Es decir, me encanta cuando tengo la mente en blanco, no sé sobre qué escribir, miro las pantallas y veo que no hay algún dato diferente qué contarles. Es decir, si siempre les hablo de que los Tes bajaron o subieron, o que el dólar se subió, pues no tendrían valor estas letras. Si lo mismo que les escribo lo pueden encontrar en algún buscador, digamos google, para mí entonces no hay sentido. Entonces pensaba sobre qué podría hacer mi rutina diaria de ejercicios mentales, veo que los Tes se han subido de tasa hoy, efectivamente los largos de 2034 han pasado del 6.11% al 6.14%, puede incidir el paro, puede incidir el hecho de que ya habían bajado antes, no sé nada. Nadie lo sabe. Entonces pedí de afán un combo Presto y empecé a coquetearle al paquete (me refiero al paquete que llegó de Presto), mordisqueando una papita y le eché la famosa salsa. Caí en cuenta de que ese sabor siempre ha sido el mismo.

Me acordé de cuando Presto era lo único que había, cuando uno iba a San Andrés y el único sitio era Presto. La salsa sabe igualito. Me acordé entonces de algo que me contaron una vez: me mandaron unas fotos y me dijeron “tus niñas sí que están gigantes”. A mí no me parecía porque las veo siempre, pero cuando vi las fotos me dije a mí mismo “uy sí, han cambiado mucho”. Y claro, yo he cambiado: todos. Pero si siempre estamos viéndonos, no nos damos cuenta.

Se me empezó a venir a la mente una historia de la señora que trabajó con nosotros toda la vida, mi nana que adoro con mi alma. Mi niñera, María. Ella contaba que su hermana, quien ya falleció, hace 50 años trabajaba en una finca de unos señores de Cali (nosotros somos del Cauca) y ella cuenta que una vez la fueron a visitar. Ella me dijo que su hermana les brindó algo llamado CocaCola y que le pareció deliciosa y tenía el mismo sabor picante al tragar que ahora. Dijo que el sabor era el mismo. Como para propaganda.

¿Tienen recuerdos así? ¿de algo que no cambie nunca o que haya cambiado mucho? Con esto compruebo que la mente está llena de cosas, solo tiene que haber un detonante que las motive a salir. En este caso una salsa de Presto.

Una gran película y una frase de Bukowski…

Resultado de imagen de cine

Aquí les mando medidores de la economía para que tomen sus decisiones; sé que nunca están de más y a esta hora, listos para almorzar, pueden disponerse a digerirlos. Hoy salió, por ejemplo, el índice de confianza al consumidor en Colombia: fue negativo en 1.2. Puede ser visto como malo, sin embargo los encuestados esperaban negativo en 10, así que podemos creer que el dato fue menos peor. Lo que tengo entendido es que cada mes Fedesarrollo hace esta encuesta aleatoriamente a algunas familias. No sé si es por teléfono o vía mail, no sé, pero a unas personas les preguntan cómo ven el futuro. Si a mi me llamaran de Fedesarrollo, con la niña o el niño encuestador me quedaría hablándole de todo lo bueno que viene ahora, todo el bienestar que vendrá, hay mucho por crear en todos los ámbitos. Si me llamaran ese indicador subiría, ténganlo por seguro, ahí les dejo este tip.

“She’s mad but she’s magic; there’s no lie in her fire”. No me refiero a nada en especial, a nadie o a alguna musa, estas es una sensual frase de Bukowski. Pero yo no soy tan de la generación Beat, soy más Dickens que Bukowski. Siempre seré más Victor Hugo que Andrés Caicedo. Continúo. Hubo subasta de títulos indexados al UVR, tres fechas: 2027, 2033 y 2037. ¿Qué tasas? respectivamente 1.88%, 2.541% y 2.578%. Y también, en Estados Unidos, se publicaron unos permisos de construcción mejores que lo esperado (1.551k>1.450k). Así, con lo bueno y lo malo, uno crea su propia película.

En mi película, de la cual soy actor y productor, hay varias tomas y secuencias, unas de acción y otras románticas. Es clasificada para Todos. Una película llena de datos, letras y algoritmos.