Chistes financieros (para no financieros)

Supongo que en todos los sectores ocurre. Imagino que los astronautas cuando van en sus cohetes a Marte, así casual, normal, hacen chistes sobre la propulsión a chorro o sobre la ecuación de la Gravedad, no tengo ni idea. O también los médicos, los biólogos o los arqueólogos cuando andan, normal, descubriendo alguna momia. Cada profesión tiene sus propios chistes. Yo soy financiero, por eso quería hablarles del humor financiero. Si van caminando o si oyen en Transmilenio a un par de mozos (o mozas) en esta situación, ya sabrán a qué me refiero.

A propósito de Transmilenio, ya es sonado este chiste. Recuerden, somos financieros, entonces nos toca comprar unos activos en unas pantallas. Supongamos el dólar: el mercado compra a 3.600 y vende a 3.650. Esa diferencia entre compra y venta se llama spread. Entonces cuando la gente está nerviosa, esa diferencia se amplía, así que uno oye decir a alguien que esa diferencia es tan pero tan alta que podría pasar por ahí un Transmilenio. Antes el chiste no era con transmis, sino con buses o flotas o trasatlánticos. Este es un gran clásico. En el futuro podremos decir que ese spread está tan alto que por ahí puede pasar el metro de Bogotá.

Hay otro clásico. Supongamos una tormenta financiera, un 2008, cuando todo el mundo está nervioso y todo está horrible, todos los precios van bajando. En este momento entra alguien y grita, haciendo la semejanza con el Titanic o Poseidón: “Atención, atención, mujeres y niños primero”, esto acompañado de una carcajada y un golpe en la espalda. Hay otro gran clásico, usado hasta por autoridades monetarias de amplio rango, en el que cuando al país le fue mal con alguna decisión, se le dice, con un argumento ampliamente sexista y polémico en esta nueva actualidad de polémicas, que le tocó “bailar con la más fea”, refiriéndose a que le tocó un paquete de medidas drásticas, qué sé yo.

Haciendo una pequeña variación regionalista, recuerdo que cuando había debacles financieras, en Cali cantaban una canción de un genero llamado Salsa, en la que decían “hay sangre en la arena y no es del torero…” algo así. Si alguien cantaba eso, era porque los precios de los bonos iban bajando.

Pero el papá de los chistes financieros es la tendencia, inefable ella, de comparar el mercado financiero con una fiesta underground a altas horas de la madrugada. Entonces cierren los ojos (ah, no, porque no podrían leer) e imaginen que empiezan a dar trago gratis a lo loco. Eso podría asemejarse a cuando las autoridades proporcionan liquidez exagerada. Aquí entra a jugar la imaginación: cuando prenden la luz en la fiesta, ocurre algo inesperado, puede ser que de pronto a Colombia le bajaron la calificación, era algo que no se esperaba. O si la gente ya está muy exacerbada, tendiendo hacia las alucinaciones y al éxtasis, podría asemejarse a una burbuja financiera. Por ejemplo si tocan la puerta y es la policía, podría asemejarse a problemas como el de Interbolsa. La gran party underground de los parqués financieros.

Bueno, los dejo. Yo soy el DJ de la fiesta y debo ir a mezclar un par de tracks antes de que toque cerrar.


 
Ya saben, más cosas de estas en mi instagram @kemistrye

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.