¿Exteriorizamos?

Resultado de imagen de locos leyendo"

Dejaré de lado los ensayos que he estado leyendo, todas esas peroratas sobre los críticos de arte, tantas teorías sobre el porqué la literatura es el más interesante y complejo de los artes, dejaré temporalmente a un lado el gran postulado que se refiere a que la belleza es el símbolo de lo símbolos, dejaré todo a un lado y les comentaré una situación. Hace poco alguien me preguntaba sobre el hecho de compartir y exteriorizar conocimientos. Siempre he pensado que las conversaciones son altamente sobrevaloradas y por ende priman por encima de una escritura o de algún otro tipo de comunicación. Lo oral sobre lo escrito, algo que no siempre tiene por qué ser así.

El interlocutor, dando su opinión, me decía que absorber tanta información y no exteriorizarla no era bueno, ya que quedaba ahí el ciclo y no se dispersaba hacia los demás. Se refería a las conversaciones. Sin embargo, comunicar por medio de la enseñanza, no solo por las simples e improvisadas conversaciones, comunicar por la escritura en vez de la charla, todo eso es también una forma de difundir conocimiento. Difundirlo a la manera de cada quien. Si al leer esto sonríen levemente, estoy ya aportándoles.

Si en una clase de 20 personas, a una le queda la inquietud sobre un libro, hay un avance en la sociedad. Si en un blog que llega a mil personas, hay dos mozalbetes que me preguntan sobre algún término, ahí he dejado huella. Y qué bello es dejar huella. Por lo tanto, asentí y continué mi inmersión en la literatura de James Baldwin, una literatura que me está generando varios interrogantes: ¿porqué el protagonista está en la cárcel?

Me gusta preguntarme muchas cosas, mirar revistas, libros y realizar serendipias y asociaciones entre ellos. Varios simultáneos, sentimientos simultáneos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.