Procesos musicales, roastbeef y amor

Si les gusta el downtempo, esto es para ustedes….

Debo confesar que ha habido bastantes mezclas y bastantes recomendaciones musicales últimamente. Todo tiene un proceso: averiguar en Apple Music o en Youtube; aunque si algo es ya muy específico, solo estará en Beatport. Luego mirar, oír, comparar y calificar, lo que quede tal vez alguna fracción será bajada y comprada por iTunes para luego quedar en calidad perfecta para poder ser mezclada en el software Rekordbox y los equipos Pioneer. Es el proceso musical del aficionado, son los diferentes pasos para extraer lo mejor para hacer mixes y luego cargarlos a Mixcloud o a Soundcloud. Eat, sleep, rave, repeat, como decía Fatboy Slim.

Vamos con recomendaciones: Hay un duo holandés llamado Droeloe al que le puse 5 sobre 5 a su canción Snow Shovels. Esto está dentro del género de los breaks o del Downtempo, así como Flume o Odesza. El mercado musical es muy variado, cada semana salen nuevas cosas a la velocidad de la luz. Paralelo a lo musical, estuve desayunando el Sábado en el Hotel Dann Carlton y fue una experiencia deliciosa, con huevos revueltos, panes de todas clases, delicioso café, conversaciones académicas, conversaciones de la vida con gente especial y varias frutas. Plácidos sábados que también tuvieron como marco sándwiches de roastbeef en Cactus (recomendadísimos), libros de Antonio Skármeta y momentos agradables.

Excelente Cactus.. como por la 96 con 12…..

Leí que todas las palabras vinculadas al amor son ridículas, el amor no se puede volver letras por más de que se intente. También haciendo introspecciones, analizando circunstancias y viendo los sentimientos que rodean la realidad, entre más uno lee más es posible ahondar en la incesante intención de explicar lo que pasa por el alma. Más se acerca uno y más se maravilla ante tantas historias, tantas personas expresando y haciendo arte. La humanidad luchando por lo humano.

Me maravillo. Pensaba también que es posible que uno sea cobarde. Pero es de valientes admitir la cobardía. Admitir esa condición, aceptar la cobardía, es tal vez la mayor valentía que puede existir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.