DE CÓMO TRANSPORTAR UN LIBRO DESDE SEVILLA A PERÚ

Me puse a revisar todo el material escrito correspondiente a este fin de semana. Había tres hojas de cuaderno que me puse a analizar el lunes festivo por la noche, con el fin de lograr condensar algo medianamente presentable y ameno para ustedes. Me doy cuenta de todas las memorias de los días, lo plasmado que me llama la atención y escrito a mano, nada más reconfortante que mirar un cuaderno viejo y recordar. Los que me han visto y que se han impregnado un poco de mi vivir, se darán cuenta que ando con un cuaderno al que le pego stickers, recortes de revistas como la Vogue y demás adornos coloridos. 

Hice una selección y debo resaltar algo que leí, sobre la travesía que tuvieron que sortear en 1601 para llevar unos tomos de un libro que acababa de salir en España, llamado “El ingenioso hidalgo Don Quijote De la Mancha” de un tal Miguel de Cervantes. Imagínense transportar 61 cajas de libros desde España hasta Perú. El trayecto, con aduanas, inundaciones y mucho barro, duró año y medio. Ahora todo lo vemos tan fácil. Creo que ese traspaso fue en sí mismo una novela, tanto o más épica que la misma narrada por Miguel. Cuántas historias no se nos esfuman, cuántas se nos van por entre el lavabo. Precisamente por eso es que hay que escribir, hay que ayudar a difuminar.

Incluso me preguntan cómo hago para escribir algo todos los días. Algo siempre, sin pausa. Antes yo me pregunto: ¿cómo hacían antes para escribir y sobre todo, para corregir y editar? De hecho ayer volví a coger un libro de Simone de Beauvoir, El Segundo Sexo, y la congruencia de sus ideas, esté o no de acuerdo, haberlo hecho por medio de la escritura en máquina, no puede dejar de sorprenderme. O por ejemplo Victor Hugo cómo hizo para escribir Les Misérables, si ahora en un Word se nos hace más fácil y aun así es difícil, antes las labores debían de haber sido mucho más arduas. El transporte, llevar un libro de Sevilla a Lima en burro, como les narré ahora. Escribir con pluma.

Yo sigo con mi lapicero. No me rindo. Y valoro mucho poder corregir fácilmente y no tener que devolverme y borrar la letra con un líquid paper. Aquí sigo escribiéndoles, pero antes de continuar debo mostrarles mi mejor mix hasta la fecha, es el que más me ha gustado y está aquí en Mixcloud. Se llama “a trip to Brooklyn”:

Quedan siempre muchos más temas sobre los cuales escribirles, como el Beach ball bag de Chanel, los valones, los salones de tertulia en la Francia del siglo XVII o algo de finanzas como los bonos que emitió Coltel. 

Luego continúo. Oigan mi mix, es 1 hora y 24 minutos de locura y solario electrónico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.