el hijo pródigo y el merecimiento

Los domingos regularmente a las 12 vamos a misa; no soy muy religioso, he de confesar que muchas veces me duermo, la voz del cura me arrulla, el silencio también, pero en términos generales, cuando pongo atención, siempre oigo palabras que me reconfortan y se me quedan en la mente mensajes positivos. La misa es optimista, hay muy linda energía en las palabras y en la gente; claramente, es mejor ir que no ir. Eso afianza mi energía interior, mi creencia en lo más absoluto e irrefutable: el amor hacia los demás. Dentro de esto, el evangelio de ayer fue sobre el hijo pródigo. Todos sabemos la historia: un hijo que se portó mal y se gastó todo en rumba hasta que perdió todo, mientras que el otro se quedó con su padre muy juicioso. Luego el hijo “malo” llegó arrepentido, el padre lo perdonó, celebró su retorno y básicamente eso generó envidia en el hijo “bueno”.

Lo que siempre he opinado sobre esta parábola es lo siguiente: no le veo mérito al hermano malo puesto que él volvió debido precisamente a que se quedó sin nada y tocó fondo. Es decir, ¿ el mucharejo hubiera vuelto a donde su padre si no se le hubiera acabado la plata? ¿no hubiera sido más válido arrepentirse antes de tocar fondo? Es como cuando veo en las noticias el lanzamiento de un libro de alguien que perdió todo, su esposa, sus amigos y ahora es evangélico, qué sé yo. Pues claro, se volvió evangélico cuando ya no tenía opción, debido a que se quedó sin nada. En fin. Salí de la misa e hice algo religioso, valga la redundancia: me comí la oblea con arequipe a la salida. La delicia total.

Siempre tenemos experiencias pequeñas, continuas y positivas, las cuales forman todo lo que se llama vida. Ayer haciendo tareas con la pequeña, vimos unos documentales de animales sobre el Amazonas y reafirmo que uno de los animales más bellos que existen es el oso perezoso. Incluso es más hábil en el agua que en la tierra (como muchos perezosos, de hecho). Por otro lado, reafirmo que uno de los animales más feos es el sapo pipa, además su nacimiento es bastante feo, nacen demasiados del vientre de la mamá. Ahí ella pone los huevitos y van reventando como crispetas. Gross. Vean:

La naturaleza es hermosa. Es increíble cómo todo va cuadrando como un relojito. Tengo una canción indie perfecta para que empiecen la semana, se llama “Atop a cake” de Alvvays, un hermoso grupo. Esta es:

Vamos viendo qué va ocurriendo. Les mando mil abrazos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.