UNa corbata no hace la Elegancia

Buenos días:

La elegancia tiene que ver con el Ser, mientras que el código de vestir tiene que ver con el Estar. Miren a su alrededor, en su universidad y en su oficina y verán que hay gente que luce elegante así tenga unos chunky shoes y un buso, mientras que por otro lado habrá alguien con saco y corbata que o por un lado desentona totalmente o por otro lado pasa desapercibida su pinta. Esto aplica para hombres solamente ya que las mujeres tienen un universo más variado de prendas y colores de dónde agarrar; piensen en su jefe, en su esposo o en su mejor amigo y pregúntense si son elegantes o si simplemente se visten formales porque les toca. La vida en gris. Ocurre mucho. Y sí, la elegancia se transmite y se respira, independientemente del tipo de zapatos.

Ayer usé corbatas y bufandas negras, no amarradas ni cruzadas ni tergiversadas, solo puestas sobre el cuello, vi tan solo 21 mil millones en los Futuros Específicos, posturas en non-delivery forwards de Tes, movimiento en dólar y en últimas nada de datos importantes en la macroeconomía. Ruido sí siempre hay, pero a veces se da sin un motor detrás.

En el almuerzo, con la compañía de un bistec a caballo, almuerzo con sabor casero, oía a Katy B; ella es la prueba de que se puede llegar al dubstep siendo tierna, romántica, británica y hermosa. Oía también a Galleon, la señal de la elegancia en el house francés. El glamour en el house y la clase en el dubstep.

La sutileza. La elegancia solo será elegancia si es voluntaria.

Buena suerte para hoy….

Disclaimer: Las opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión personal de Jorge Alonso Ruiz Morales, y no comprometen a Corficolombiana.

One thought on “UNa corbata no hace la Elegancia”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.