Traductores simultáneos y fabricantes de primaveras

 

 

Desde el viernes se empezó a gestar algo llamado Subastas de Acumulación de reservas del Banco de la República. ¿Qué significa esto? Que el Banco Central, de acuerdo a si se dan ciertas condiciones, querrá estar comprando dólares para guardarlos como Reservas Internacionales. Esta es básicamente la idea que nos debe quedar, que previendo futuras alzas o futuras vicisitudes, el Banco quiere adquirir dólares y guardarlos, a razón de 400 millones por subasta (este monto es así ahora pero podría cambiar). Esa es la idea y hay algo importante relacionado con esto: el dinero para comprarlos debe salir de algún lado, por lo tanto podría salir de la venta de activos como los Tes. Es como que si yo quiero comprar dólares para guardarlos en mi caja fuerte, entonces debo vender mis tenis Osiris, mi reloj de bolsillo y mis libros de Simone de Beauvoir. Algo así pero sin Simone.

 

Bajo esta realidad, los títulos de julio de 2024 cerraron al 6.277% y el dólar a 3.000 pesos. También oí por ahí voces joviales, curiosas y hasta caricaturescas, provenientes de traductores simultáneos. Siempre lo he pensado, me parece chistoso ya que el acento español, como de película antigua o de personificación de Francisco de Quevedo, contrasta con el hablador original, quien bien puede ser un presidente de otro país, por ejemplo el de Estados Unidos. Es curioso, sí. O tal vez eso es precisamente lo que quieren lograr: trascender de idioma el carácter jovial y festivo, no lo sé.

 

Escribía también por ahí algo que se me ocurrió: los inviernos los podemos fabricar; lo bueno es que las primaveras también. Somos los creadores de las estaciones de nuestro corazón. Somos nuestros propios traductores simultáneos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.