Juegos y divagaciones entre el pasado y el futuro

¿Qué será de nosotros dentro de 10 años? Pensemos en esa respuesta, imaginémosla, ¿qué podría pasar? Es interesante imaginarlo, solo imaginar por imaginar, el arte por el arte como dice Wilde, solo pensar por pensar. Las cosas más atractivas de la vida son las que no tienen un objetivo intrínseco, son las que se dan sin más ni más. ¿A cómo puede estar el dólar? Es más, ¿será que existirá el dólar? Puede ser que dentro de 10 años todos seamos robots, oigamos música galáctica y nos vistamos de plateado; bueno de hecho ya tengo unos tenis plateados brillantes hermosos y ya oigo música galáctica. Vivir entre el futuro y el pasado. En fin, este tema lo planteo porque ayer, sacando unos informes de liquidez y de mercado, vi que el swap IBR-TF a 10 años da lo siguiente: 6.33%-6.40%.

 

Más o menos podemos decir que los agentes del mercado ven que en 10 años las tasas en Colombia pueden estar a esos niveles. Me parece curioso, incluso hay a veces cotizaciones a 25 años. Mucho tiempo. Hay una actriz francesa llamada Gabrielle Robinne, una antigua damisela, pálida, alabastrina, típica cara decimonónica ovalada, así como Virginia Woolf, quien nació en 1886 y murió en 1980. Ella pertenece al pasado, tenía ojos lindos, era elegante.

 

O tal vez ella era del futuro. Ya no lo sé. Era tan antigua que parecía del futuro, así como esos swaps IBR – Tasa fija. Lo extremadamente moderno que parece de la edad media.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.