El hoy es lo que hay y no hay más que lo de hoy

 

El viernes pasado dejé abandonados, por error, mis audífonos aisladores de sonido en un restaurante que me encanta, llamado La Urbana, por ahí en la Macarena, cerca del Museo Nacional. El viernes por la noche caí en cuenta, cavilé, medité y bueno, concluí que ahí deberían estar. Ayer fui a medio día a preguntar por ellos y apenas entré, con mi libro de Carlos Ruiz en mano y una libreta, se me acercaron y me preguntaron “¿buscas esto?”. Ahí estaban los bebés envueltos, me habían extrañado todo el fin de semana, puesto que estuvieron muy quietos en un cajón. Les agradecí, muy queridos ellos, y luego procedí a almorzar, creo yo, uno de los mejores steaks pimienta de la historia, con arroz y papa picada en pedacitos. La delicia máxima, es la gente que vale la pena totalmente. They’re worth it.

 

Si quieren steak pimienta ya saben entonces. Continuemos. Desde el pasado 31 de Agosto empezaron a hacerle ajustes al índice MSCI de Mercados emergentes; esto puede implicar decrementos o incrementos en las ponderaciones de activos, así que hay que estar pendiente. Se aproxima también el dato de inflación de agosto, en el que mi Corficolombiana espera un 0.13% y con lo que quedaría un dato anual del 3.10%. Siempre vienen datos y su interpretación será la que motive volatilidades.

 

Qué pesar lo de los incendios. Primero, el de Cristo Rey en Cali con 100 hectáreas afectadas. Segundo, el de la ciudad en la que también está otro Cristo Rey, o sea Río de Janeiro, en su Museo Nacional. Fatídicas coincidencias, incalculables pérdidas. Todo puede cambiar de un momento a otro.

 

El hoy es lo que hay y no hay más que lo de hoy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.