Paréntesis abiertos que se deben cerrar

En Jackson Hole, el viernes pasado, habló Jerome Hayden Powell. Él es el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, él reemplazó a la señora Yellen (de cuyos outfits hablé bastante meses atrás, de sus ortodoxos y poco trendy trajes morados): se notaba tranquilo y ve pocas señales de calentamiento en la economía; todo lo pueden interpretar como quieran, sin embargo, si bien no hubo muchas sorpresas, él dijo que estaría de acuerdo con subir tasas. Como les digo, cada quien se pega de algo para interpretar: lo cierto es que, a la hora que apunté, los Tesoros de 2 años subían del 2.6162% al 2.6244%. Mi labor no es predecirles sino narrarles, es cocinarles algo rico aquí, no soy dueño de la verdad.

 

Por otro lado, el viernes degusté un pan de la Panadería Francesa, con varias almendras, delicioso; un pan que recibí con beneplácito. Me lo comí a media mañana, con los ojos cerrados y con la consciencia de estar alimentándome, de estar recibiendo una buena merienda. Luego hubo caminatas y ocurre que abrí varios paréntesis que deberé ir cerrando a medida que las circunstancias, el tiempo y los propios intereses lo vayan dictaminando.

 

En cuanto a libros, está abierto Más allá del invierno de Isabel Allende y El Juego del Ángel de Carlos Ruiz Zafón, escritor a quien comparan bastante con Dickens y quien ostenta mi mismo apellido. Y en cuanto a series, está abierto The Innocents, Merlí y Sense8. Sense8 es un rompecabezas debidamente apuntado que iré descifrando; y si en el primer capítulo de The Innocents suena Minor victories, Sigrid y LCD Soundsystem, es porque se vienen mil cosas buenas. Todo se mezcla en mi mente, se mezcla con mis propias creaciones. Como dice una tía mía que quiero mucho, espero no cruzar los galanes con los villanos.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.