Los motilones, los quillacingas y las cuestiones filosóficas

 

Varios eventos ocurrieron ayer. El dólar cerró a 2.918,30 pesos, pero la TRM para hoy es de 2.927,67; lo anterior nos proporciona un ejemplo de la diferencia entre los cierres y los promedios. Y no hay verdades absolutas, habrá quien prefiera el promedio en vez del cierre; si a ustedes, queridos lectores, les preguntan a cómo está el dólar, ustedes qué dirían: ¿2.918 ó 2.927? es una interesante cuestión filosófica sin respuesta absoluta, como las religiones, el amor y la concupiscencia. Ayer los Tesoros también se relajaron un poco, El euro quedó a 1.17 dólares y se ejercieron parcialmente unas operaciones llamadas “subastas no-competitivas”, cuya explicación pueden ver en mi video de Instagram de ayer (@kemistrye , recuérdenlo).

 

Ayer también, de un cupo de 9.3 billones de pesos, las entidades le pidieron prestado al Banco de la República la suma de 5.2 billones. O sea que no mordieron todo el pastel, por decirlo de alguna forma.

 

Mordiscos. Me acordé del famoso Suárez, el que mascó mejilla hace unos cuantos años, ya que ayer le metió un gol a Rusia. Pero es que lo más chistoso de todo esto son los comentaristas deportivos, quienes para hacerlo todo más interesante, usan nombres para las selecciones basándose en las etnias, los ancestros indígenas y autóctonos. El colectivo charrúa, el amarillo carioca, los gauchos, los celtas, las teutonas (perdón, los teutones, es que me confunden las teutonas), los verdiblancos aztecas o mayas y así. Me parece chistoso. No sé cómo nos apodarán a nosotros los comentaristas de afuera: ¿quillacingas, motilones, muiscas, piratapuyos, coreguajes?

 

No sé cómo nos apoden, pero el hecho es que el jueves ganaremos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.