Día de inocentes y de algodón en la almojábana

Este día de bromas es muy peculiar. Hay bromas livianas y pesadas, empezaré con una pesada. Siempre me acuerdo que una vez un familiar mío, que ahora debe tener unos treinta años, llamó por teléfono a su abuela en este día hace unos quince años y, no tengo ni idea qué estaría pensando, no sé qué bicho tenía en la cabeza, qué clase de trastorno en su mente, no tengo ni idea,  pero le dijo “Buenas tardes, es que estamos llamando de la morgue para que venga a reconocer un cadáver, parece ser el de su hijo”. Imaginarán la reacción frente a eso,  también imaginarán el castigo  posterior. No digo más. Esta broma establece el nivel más alto y álgido dentro de las bromas del día de los inocentes. Sin embargo hay otras más livianas. Recuerdo siempre que donde Aida, una señora que cortaba el pelo en mi adolescencia, siempre daban almojábanas y cuando al masticarlas empezaba uno a sentir algo entre harinoso, pastoso y seco entre la dentadura, efectivamente era porque le habían metido algodón a la masa.

 

También salen bromas en los periódicos. Recuerdo también que la otra vez, en el periódico de mi ciudad natal, salió el titular “Julio Iglesias ha sido visto en Popayán”. Decían que había comido empanadas de pipián, que lo habían visto comprando aplanchados, en fin. Mi señora madre, quien por cierto es fan acérrima, de esas que se desmayan, por ese galán de galanes padre de Enrique Iglesias, puedo jurar que mi señora madre se alcanzó a ilusionar. Al final la noticia terminó con el clásico ochentero “pásela por inocente”. Están también las pegas, aunque ya nada qué hacer, el identificador de llamadas acabó con todas las ilusiones y risas derivadas del “aquí lavan ropa?” o del “ahí está Elkin? El quinto vampiro?”.

 

Bueno, si les salen tachuelas viajando hoy, si les echan aceite en el piso para que se deslicen, si alguien les pega por la espalda o si llaman diciéndoles que se ganaron la lotería, ya saben que es una inocentada. O con este año tan impredecible, ya no sé, de pronto es verdad.

 

Saludos!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *