Artículo prohibido para menores de 10 años

 untitled

Hace un par de semanas estaba mi hija con sus amiguitas coetáneas y una señora adulta; vino naturalmente el tema del niño Dios, entonces cada una le preguntaba a la otra qué le iba a pedir, si ya había hecho la carta y demás. Una hablaba de tal muñeca y otra hablaba sobre tal juguete o tal videojuego. Luego ella, mi hija menor, llegó a la casa y me dijo con una mezcla entre extrañada, asustada y molesta: “papá, ¿verdad que el niño Dios son los papás?, lo que pasa es que esa señora nos dijo”. Más exactamente, entre palabras y palabras, la señora adulta había metido la cucharada y dijo que ella no creía en el niño Dios y que el niño Dios era, ni siquiera los papás, sino literalmente dijo que era la tarjeta de crédito de los papás. Yo la miré y le dije que qué mentira, que los adultos siempre querían, con su evidentemente mayor poder de convicción, meterles cuentos chinos y a ustedes, los niños, les tocaba creérselos. Le dije que no le creyera nada  a esa señora y le argumenté mil razones. Además ayudó mucho que la señora es una antipática y una jarta. Pienso que la ilusión debe vivir unos cuantos años más, nada más bello que eso, así sea Niño Dios o Papá Noel.

 

Entre varias razones, le dije lo siguiente: “Imagínate que creyeras todo lo que te dicen los adultos. Entonces perfectamente te pueden meter cuento y decirte que el portero del edificio es un espía del gobierno de Corea del Norte y está vigilando todos nuestros pasos, es más, puede ser que sea un espía de los extraterrestres y está esperando algún movimiento en falso para llevarnos a otra constelación; o de pronto podrías entonces pensar que todo lo que vivimos es el sueño de alguien superior y cuando ese alguien despierte pues todo se desvanecerá en un instante, nadie puede comprobar que eso sea o no falso; es más, también te pueden meter cuento y decirte que todos somos robots y estamos siendo vigilados por nuestros dueños, unos robots más avanzados que nos controlan con la mirada y que tal vez cuando el combustible se les acabe también nos acabarán a nosotros”. Le dije mil cosas sobre esas teorías que nos quieren meter.

 

Después el que quedó asustado fui yo.

 

Feliz día de Velitas!

Yorkshire_Terrier_4924934

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *